Cuarentena

De vez en cuando aparecen monedas desconocidas que ayudan a entender las emisiones monetarias de cualquier período. En los últimos tiempos, la venta pública de grandes colecciones antiguas, acompañadas de excelentes reproducciones, nos ha permitido aclara nuestra percepción. También hemos visto otras monedas que, cuando menos, confunden.

Recientemente la importante casa de subastas Heritage Auctions ha puesto a la venta dos morabetinos castellanos de oro que parecen dirigidos a romper los esquemas. Son dos ventas sencillamente rompedoras, sorprendentes… mucho. Vaya por delante que esta entrada no pretende afirmar la falsedad de las monedas subastadas. Bien es cierto que tampoco las incluiría por mi parte en un repertorio de monedas medievales castellanas, ni tampoco dedicaría a ellas una contribución para su publicación en una revista científica. Bien es verdad que no faltan contribuciones de autores que las han interpretado con distintas pretensiones y enfoques que empero no consideran los esquemas organizativos de las emisiones castellanas del s. XIII.

Llama la atención que en un período breve de tiempo una casa de subastas no especializada en moneda castellana enajene de manera consecutiva dos ejemplares excepcionales. En agosto de 2015 se ofreció a la venta un ejemplar al que ya se dedicó una entrada en este blog caracterizado por la sustitución de la expresión ALF en una cada por la de hENRIC, entre otras expresiones que cambian en el texto escrito en árabe. En agosto de 2018 se puso a la venta un morabetino con la referencia a Sevilla y con la fecha correspondiente al año 1264, muy alejada en el tiempo de los últimos emitidos con alusión a Alfonso VIII y en una ciudad que no es Toledo. Rompedores absolutamente.

El morabetino alusivo a Enrique es llamativo, mucho. Los llamados morabetinos alfonsinos en la documentación del período tienen la expresión ALF y se acuñan hasta el año 1256 de la era del Safar, equivalente al año 1218. Sin embargo, este ejemplar corresponde al año 1253 (1215). Es poco comprensible que se sustituyera en ese año la referencia ALF, perfectamente identificadora de una moneda de prestigio por otra distinta y, por otra parte, es inexplicable por qué a continuación se sigan acuñando ejemplares con la vieja referencia ALF. Y no se entiende que existan ejemplares con la misma fecha de 1253 que, sin embargo, mantienen ALF y no hENRIC. Eso sí, el ejemplar es de una aparente buena técnica.y quien haya escrito en el cuño parece saber qué quería decir. Eso sí, añadiendo de forma absolutamente inusual el numeral al nombre del progenitor del rey. ¿Falsificación?, ¿fantasía?, ¿auténtica?… Cuarentena.

Esta es la foto de Heritage Auctions.

El segundo morabetino es igualmente llamativo. Aparentemente, hay dos ejemplares que proceden de cuños diferentes, aspecto que puede permitir suponer la autenticidad. Quedémonos con varios datos: se indica la acuñación en Sevilla, supongamos que en la casa de moneda, el año 1264 y con el valor de un morabetino algo bajo de peso. La imagen de la moneda subastada se acompaña un texto que acude a un documento publicado en 1838 por Vicente Argüello y que autores más recientes como Pío Beltrán o Josep Pellicer han dado interpretaciones que no favorecen suponer el regreso a la fabricación de morabetinos adaptados a las formas antiguas. Pero pensemos qué tenemos entre manos.

Lo primero el valor, el morabetino, aparentemente más bajo de peso. Pues bien, los morabetinos toledanos dejan de fabricarse en  un tiempo en el que a la reducción del volumen de oro en circulación se une el hecho de la sustitución del valor de la unidad de referencia de oro: a los morabetinos de cerca de 3,88 g les sustituyen las doblas almohades de algo más de 4,60 g, fabricadas y usadas en Sevilla. De hecho y para ser más concreto, en 1264 es difícil imaginar la circulación de morabetinos en Sevilla. El propio Alfonso X acuña en esa ciudad en 1270 ó 1272 doblas castellanas. Por añadidura, en 1264 Alfonso X establece la acuñación de una moneda llamada “de la guerra” con valores en plata pura y vellón, caracterizados por poner la leyenda en seis líneas en una cara y dos castillos y dos leones  en la contraria.

Lo segundo, que el rey Alfonso VIII está en 1264 en un proceso de organización de las casas de moneda, que se centralizan en un conjunto de ciudades, de algunas de las cuales tenemos documentación. Una de las figuras fundamentales de las mismas es la del tallador o entallador, encargado de la fabricación de cuños. El único tallador conocido de este período es don Marcos, de León, en 1277, con seguridad cristiano.

Lo tercero, Alfonso X, aspirante al sacro imperio, es un rey que realiza unas emisiones monetarias con una importante carga propagandística, unificando los emblemas de León y Castilla. Y aquí nada hay de esto: se vuelve a la referencia de Alfonso VIII en monedas escritas en árabe.

Resulta que en Sevilla se acuña moneda de oro con cuños escritos en árabe, supuestamente por un entallador especial, con un valor en desuso y sin la carga propagandística propia de Alfonso X. No encaja: las nuevas casas de moneda no están preparadas para realizar esta emisión, el mercado no está adaptado al viejo valor, el rey no da señales de querer volver a aquel valor cuando poco después fabrica moneda de oro conforme al patrón almohade. Cuarentena.

Ninguna colección antigua o moderna de las vendidas recientemente contiene ejemplares semejantes. Además, son los únicos morabetinos castellanos puestos a la venta en la misma casa de subastas y en un tiempo muy corto. A pesar del texto explicativo publicado, susceptible tanto de agradecimiento como de discusión, no se da un aporte fundamental, a saber, si el propietario de las monedas es la misma persona porque, si así fuera, la sospecha sería la única respuesta: resulta que una casa de subastas no especializada ofrece al público morabetinos castellanos, sólo dos piezas (ninguna otra en sus campos de búsqueda) y ambas excepcionales. No pido que se publiquen datos de origen, pero no estaría de más que se dijera si el propietario vendedor es o no el mismo.

Anuncios

Una edición excepcional de Enea Vico

md22572858063.jpg

 

Uno de los primeros investigadores de la numismática en el renacimiento italiano es el grabado Enea Vico (1523-1567). Sin duda es un excelente ejemplo del saber renacentista. Excelente artista al servicio de los Medici y los duques de errara, Enea Vico estudió la moneda romana y se refirió a ella tanto en latín como en italiano. Publicó casi siempre en Venecia los títulos siguientes: Le immagini degli imperatori (en latín  1553 y 1554, en italiano en 1548 con Zantani y 1552), Augustarum imagens aeris fomis expressae (1558), Ex libris XXIII comentariorum in vetera imperatorum romanorum numismata (1562), Immagini delle Donne Auguste (1557),  Tavola Isiaca (1559), Commentari alle antiche medaglie degli imperatori romani (1560) y particularmente sus Discorsi di M. Enea Vico Parmigiano sopra le medaglie de gli antichi (1555 y 1558). Sus obras se plasman en buenas ediciones acompañadas de sus grabados, que han merecido algunos estudios.

Junto a Vico cabe mencionar en la Italia de su tiempo de Fulvio Orsini (1529-1600), Sebastiano Erizzo (1525-1585) y Jacopo Strada (1507-1588). Enea Vico se adelantó a todos y sus Discosi constituyen la primera obra científica de la numismática.

El objeto de este pequeño estudio es precisamente una edición de sus Discorsi impresa por Gabriel Giolito de Ferrara en Venecia en 1558. Como señala Dekesel, A bibliography of 16 th century numismatic books, 1997, V-23, p. 979, se encuentra publicado en papel en cuarta, con numeración latina de las 112 páginas y en tinta negra. En la portada hay un grabado del propio autor. Puede añadirse que se trata de una edición adelantada a su tiempo. En este caso, un antiguo propietario escribe con grafía propia de los ss. XVI-XVII p.T.S.C y El licenciado Molina de ¿xxx?. El ejemplar en cuestión mantiene la encuadernación original en papel y procede de una antigua biblioteca italiana en último término. Sabemos que algunas bibliotecas castellanas del s. XVI contaban con libros de numismática, si bien ninguna de las conocidas señala la posesión de este tratado. En todo caso, el renacimiento español trae consigo grandes autores de la numismática y otros muchos interesados en las medallas antiguas, por lo que se trata de saber a quién pudo pertenecer. Y hay muchos con el apellido Molina que pueden ser acreedores de la asignación. Vemos a continuación los conocidos durante este período en orden cronológico de nacimiento.

Juan de Molina (h. 1485-h. 1552) fue un humanista y traductor que n 1527 publicó en Valencia un Cancionero. Un segundo Juan de Molina Tractado llamado Argumento de vida, repartido en doce diálogos de diversos estados de hombres, donde cada uno aprueba la mejoría de su vida, Sevilla, 1550 y Tractatus differentiarum inter ius commune et regium tam in ultimis voluntatibus quam in contractibus et delictis, Valladolid, 1551. Ninguno de los dos parece tener interés con la materia que trata el libro de Enea Vico.

Un Licenciado Bartolomé Sagrario de Molina fue obispo de Mondoñedo y editó Descripción del reyno de Galizia y de las cosas notables dél, con las armas y blasones de los linajes de Galizia, de donde proceden señaladas casas en Castilla, Mondoñedo, 1550. A pesar d firmar como licenciado, este Molina tampoco parece haber tenido interés por los antiguos.

Luis de Molina (1535-1600) fue un excelente jurista vinculado con las universidades de Salamanca y Alcalá en el tiempo en el que nace la numismática como ciencia en esos precisos tiempos en España. Autor de una extensa obra, este teólogo y jurista no escribió nada sobre la medalla ni consta una razón de su interés por esta ciencia.

Gonzalo Argote de Molina (1548-1596) fue un gran hombre de su tiempo en Sevilla. Literato, historiador, anticuario y militar, poseía una gran biblioteca. Contamos con diversos retratos y a él debemos excelentes ediciones y manuscritos. También conocemos su firma, bien distinta a la de la edición que se comenta. Sin embargo, no era licenciado, que se sepa.

Alonso Molina de Medrano (1549-1616), licenciado, político y teólogo, autor de alguna publicación, tampoco parece ser el titular de este libro.

El asceta Antonio de Molina (1560-1619) fue doctor en cánones por la Universidad de Salamanca. Escribió varios libros religiosos que se siguieron reeditando mucho más tarde.

No puede pasarse sin mencionar al religioso, dramaturgo y poeta Tirso de Molina (1579-1648) que, sin embargo, respondía al nombre de Alonso Téllez.

El extremeño Juan Alfonso de Molina Cano fue un matemático autodidacta que en 1598 publicó en Amberes Descubrimientos geométricos. Alexander Davie menciona en el Segundo volumen de A Catalogue of the Libraries of Edward Webbe publicado en 1751 la edición de los Discorsi de Enea Vico de 1555 y los Descubrimientos geométricos de Juan Alfonso de Molina en una misma biblioteca. Sin embargo, el carácter autodidacta de este Molina impiden considerarlo propietario de la edición que se comenta.

También puede citarse a un Juan Molina de la Guerra, licenciado y abogado, del que conocemos unas alegaciones de 1678.

Por su parte, Gerónimo de Molina y Guzmán, de quien nada más sabemos, publicó indicando en la portada su condición de licenciado Vivir contra fortuna, escuelas políticas de Séneca en Murcia en año 1652. Este libro y una edición de los Discorsi de Enea Vico producida en París en 1619 en París se encuentran en una biblioteca alemana en 1696.

De todos los licenciados conocidos con el apellido Molina, el candidato más posible, dentro de las muchas dudas, es el religioso Miguel Gerónimo de Molina y Aragonés (1638-1698), nieto de un inquisidor aragonés y de un notario, llevando ambos el nombre de Juan Antonio. Gerónimo fue inquisidor en Barcelona y después obispo en Malta y Lérida. Esta presencia en Malta pudo favorecer el contacto con las ediciones italianas en la materia.

Viaje numismático a Brasilia

El Museu de Valores del Banco Central de Brasilia se encuentra dentro de un edificio característico de la arquitectura moderna de la capital brasileña. Se encuentra dividido en dos partes, una dedicada a la moneda y otra dedicada a la producción de oro.

En la primera parte se contienen ejemplares en excelente estado de conservación de las monedas circulantes en Brasil desde los primeros momentos. En la segunda en un aparente cofre de hormigón se explica la producción de oro desde la recogida de las pepitas hasta la conversión en lingotes y de estos en monedas y medallas.

Viaje numismático a La Haya

El Museo Meermano de La Haya reúne la colección formada por  Willem Hendrik Jacob (1783–1848) y Johan Meerman (1751–1815), con una excelente biblioteca en la que no falta ediciones clásicas como los diálogos de Antonio Agustín. El Museo se dedica a las ediciones, desde un taller de escribano medieval a las modernas técnicas. Además, encontramos numerosas antigüedades egipcias, griegas o romanas.

Y en lo que aquí interesa, cuenta con una amplia colección de moneda romana. Destacamos una caja preparada a comienzos del s. XIX por el anticuario romano Antonio Odelli con sestercios de los doce césares, una ocasión para apreciar la forma de coleccionar en su período.

El medievalismo numismático en inglés

La reciente desaparición de Peter Spufford (1934-2017)  supone una importante pérdida para los estudiosos de las monedas medievales europeas. Peter Spufford era fellow del Queen’s College de Cambridge, profesor de Historia económica y catedrático de Historia Europea. En sus estudios de historia económica refleja la presencia de la moneda desde una visión muy profunda del conocimiento tanto de la documentación como del testimonio material que es la moneda. Brillante en sus exposiciones personales lo era también por escrito. Entre sus virtudes, destacar su visión de todo el contexto europeo, de manera que sitúa cada economía monetaria en relación con las demás de una manera comprensible.

No es la única autoridad desaparecida recientemente. Vinculado también con la universidad de Cambridge el irlandés Philip Grierson (1910-2006) era profesor de numismática y conservador del Fitzwilliam Museum. Grierson formó una importantísima colección de monedas europeas que en la actualidad se encuentran en la institución y , sobe todo, es un excelente científico gracias una visión amplia de la numismática en modo alguno local.

Vinculo con la misma universidad, Marc Blackburn (1953-2011) también dedicó algunos escritos a esta materia.

La última figura a estacar en el Reino Unido es David Michael Metcalf (1933), inactivo en los últimos años, y conservador del Ashmolean Museum y profesor e la Universidad de Oxford. Autor de numerosas publicaciones, deben destacarse su contribuciones a la metodología, aproximándose a la moneda desde las perspectivas del estudio metalúrgico, la estadística y la arqueología. Su obra es amplísima y, como la de los anteriores, muy recomendable.

En Estados Unidos destacar a John Carpenter Miles (1904-1975), cuya implicación con la Universidad de Princeton y la American numismatic Society le permitió conocer la colecciones de moneda pertenecientes a la Hispanic Society.

Hoy sigue habiendo otro grandes historiadores con dedicación a la moneda medieval, como Andrew Burnett, Pamela Nightingale, J. L. Bolton o Roi Naysmith. Algunos casos más especializados son destacables como el profesor de Princeton Alan Stahl o el conservador asistente del Museo Fitzwilliam Richard Kelleher, a quienes debemos grandes trabajos que implican una continuación de este período.

Con todo y con ello, la desaparición o el cese de actividad de los señalados más arriba supone el cierre de una época brillante y sus escritos, que supusieron un empuje al estudio de la numismática medieval entre los años sesenta y noventa, deberían ser conocidos por cualquiera que pretenda acercarse a la materia. Su visión es amplia, no sólo por aproximarse a la moneda desde nuevas perspectivas metodológicas sino también por la omnicomprensión de la moneda, vista ahora al margen de los aspectos descriptivos y enfoques meramente historicistas propios del s. XIX. No entienden la moneda desde una perspectiva local sino que la moneda se sitúa en términos mejor contextualizados y, aunque en ocasiones se refieren a series de un determinado espacio y lugar, su enfoque es universal.

Un poco de bibliografía de estos nuevos clásicos útil para conocer las monedas medievales españolas:

D. M. Metcalf

  1. “A hoard of billon of Fernando IV”, American Numismatic Society Museum Notes 18, 1972, 87-107
  2. “A parcel of coins of Alfonso VI of Leon (1073-1109)”, Problems of Medieval Coinage in the Iberian Area 3, Santarem, 1988, 287-300
  3. “The coinage of the first and second Suevoc kingdoms: from romanitas to latinization”, Galicia: da romanidade á xermanización, Santiago, 1992, 355-365
  4. “Where were suevic coins minted?”, IV Congresso Nacional de Numismática. Actas. Assodaçao Numismática de Portugal, Lisboa, 1998, 57-67
  5. “Visigothic Monetary History: The Facts, what Facts?”, En ALBERTO FERREIRO, The Visigothics. Studies in Culture and Society, Brill, 1999, 201-217
  6. D. M. METCALF, J. M. MERRICK, L. K. HAMBLIN, Studies in composition of early medieval coins, Minerva, Newcastle upon Tyne, 1968

P. Spufford

  1. “Mint organization in late medieval Europe”, N. J. MAYHEW, P. SPUFFORD, Late Medieval Mints: Organisation, Administration and Techniques, The Eighth Oxford Symposium on Coinage and Monetary History, British Archaeological Reports 389, 1988, 7-29.
  2. Dinero y moneda en la Europa medieval, Barcelona, 1991.
  3. “Financial marketsand money movements in the Medieval Occident”, Viajeros, peregrinos, mercaderes en el occidente medieval, Pamplona, 1992, 201-216.
  4. “Monetary practice and monetary theory in Europe (XII th -XV th centuries)”, Moneda y monedas en la Europa Medieval (siglos XII-XV), XXVI Semana de Estudios Medievales, Estella- Lizarra, 19-23 julio 1999, Pamplona, 2000, 19-52.
  5. “Conclusioni”, I Luoghy della moneta. Le sedi delle zecche dall’antichità all’etta Moderna, Atti del Convengo internazionale 22-23 ottobre 1999, Milano, Milán, 2001, 157-168.
  6. “The Mint Buildings of Medieval Europe”, XIII Congreso Internacional de Numismática, Madrid 2003, Actas, Madrid, 2005, 1059-1065

P. Grierson

  1. Coins of Medieval Europe, Londres, 1991
  2. Crusafont, M., Balaguer, A. M., Grierson, P., Medieval European Coinage: Volume 6, The Iberian Peninsula, Cambridge, 2014

G. C. Miles

  1. The coinage of Umayyad of Spain, Nueva York, 1950.
  2. The Coinage of the Visigotlis of Spain. Leovigild to Achila II, Hispanic Monetary Series, ANS, Nueva York, 1952.

  3. Coins of the Spanish Muluk al-Tuwaif, Nueva York, 1954

 

Orígenes del comercio numismático español

Esta entrada se dedica a unas publicaciones verdaderamente raras de encontrar en muchas bibliotecas numismáticas, las que reflejan la evolución del coleccionismo y su mercado.

El comercio numismático español surge de manera profesionalizada a finales del s. XIX y desde entonces ha ido dando pasos hacia una mayor sofisticación. Durante los ss. XVIII y XIX los coleccionistas más importantes intercambiaban entre sí monedas y medallas y se comunicaban epistolarmente, sin embargo, durante los años finales del s. XIX y los primeros del XX se produce la aparición de un verdadero comercio especializado.

Algunos coleccionistas vendieron toda o parte de sus colecciones a través de comerciantes extranjeros, principalmente ubicados en Francia. Así sucede con la espectacular colección del primer ministro de justicia, José García de la Torre, vendida por Gaillard, el barcelonés Siscar y Montoliu, vendida por Schulman en 1910 y la colección de medallas papales de Vidal y Quadras, enajenada por Bourgey en 1914.

Algunos coleccionistas como el médico toledano Moraleda y el comerciante textil zaragozano Barril citaron su propio boletín con monedas para su venta en 1891.

La segunda mitad del s. XIX contempla la aparición de sociedades numismáticas, algunas de las cuales publicaron sus propios boletines, como el del Centro Numismático de Barcelona entre 1864 y 1869 y la Sociedad Arqueológica de Valencia entre 1873 y 1874, con impulso de la familia Cerdá. En ellos apreciamos también listas de moneda. También entre 1919 y 1920 la Sociedad Hispano Portuguesa de Numismática facilitó publicaciones y editó una lista de precios a precio fijo.

El comercio profesional se desarrolla también en este período. En Barcelona trabaja la familia Calicó, cuyo establecimiento surge con otras finalidades ya en el s. XVIII y acaba por especializarse en moneda. También en Madrid la Lonja del Algodón comenzó con otras mercaderías, en ese caso de ultramarinos. Otro de los más importantes fue Valentín Gil, que desde 1881 editó sus listas de monedas a precio fijo que enviaba por correo a sus contactos.

Dentro del s. XX, López Villasante enajenó en 1936 una imponente colección de moneda de oro, pero la Guerra Civil supuso el fin de esta trayectoria. Tras este funesto acontecimiento, una Sociedad Numismática Española “subvencionada por el Estado” puso en venta una colección en 1943.

Habrá que esperar muchos años para ver un comercio moderno más desarrollado. En tanto, los mercados dominicales de Barcelona, Madrid y Sevilla mantuvieron la actividad de algunos profesionales. En Barcelona, Calicó mantuvo una importante actividad y en Madrid habrá que esperar hasta finales de la década de 1960 para que Cayón inicie la venta por subastas.

 

Moneda y platería a comienzos del s. XII en León y Asturias

Sin títuloLa moneda en la Edad Media se realiza con plata aleada con cobre por monederos con competencia en la manipulación del metal noble. Su trabajo consiste en limpiar la plata de impurezas para después combinarla con cobre para a continuación fabricar unos discos que después recibirán el impacto de los cuños de anverso y reverso para darles forma. Su trabajo comparte parcialmente algunos puntos en común con el de los plateros que trabajaban con láminas de plata cinceladas o incididas, según el artista, para ser clavadas en arcas de distinto tamaño hechas en madera.

Los últimos años del s. XI suponen el despegue de las labores de los oficios de monederos y plateros en el reino leonés. Por un lado, un grupo de monederos venidos desde Francia e Italia se trasladan a la península para realizar las masivas emisiones aragonesas posteriores a 1076 y las leonesas y castellanas de 1087, 1103 y 1108, atraídos por la peregrinación compostelana y la abundancia de plata califal que existía en el reino previa su conducción en forma de parias o botines de conquista a lo largo del s. XI. Mientras que en el sur la plata acuñada se va haciendo escasa en los reinos de taifas, algunos tesorillos en Navarra y un buen número de documentos en el reino leonés reflejan el uso de moneda de plata califal anterior al año 1000 al peso en algunas transacciones. A modo de referencia, en 1073 el rey aragonés le reclama al titular de la taifa de Zaragoza una paria en plata y no otro metal. Tras el inicio de la acuñaciones, los dirhams desaparecen de la circulación convertidos en unas emisiones abundantes como el siguiente dinero de 1103.

1623811.jpg

Simultáneamente, se inician los trabajos de platería por artistas aparentemente locales. Es un momento brillante del arte suntuario asturiano y leonés, hasta entonces limitado a objetos de oro realizados entre los ss. IX y X como cruces (cruces de los ángeles y de la vitoria, ambas en Oviedo; cruz de Santiago en su catedral), arcas (arca de Astorga, arca de las ágatas del MAN)  cálices y coronas ubicadas en las pequeñas iglesias que existían. En el cambio de los ss. XI al XII y vinculados con las liturgias hispánica y mozárabe, se preparan objetos como  los libros que recogen los llamados Beatos, trabajos brillantes en marfil (el Cristo de Carrizo, la cruz de Fernando I en el MAN, la arqueta de San Juan y San Pelayo de San Isidoro de León, una plaqueta en el Museo del Louvre, la arqueta de las Bienaventuranzas el MAN), etc. que se incorporan a una mejor arquitectura y escultura, donde también aparecen pinturas como las de San Isidoro de León. Entre estos objetos se hallan algunos de orfebrería (cáliz de Doña Urraca en San Isidoro de León) y de platería, que son los que aquí interesan.

El más significativo es el Arca Santa de la catedral de Oviedo, un altar portátil creado para conservar reliquias vinculadas con la crucifixión de Jesucristo, con inclusión de un sudario, varios lignum crucis y otros objetos. Además de arca, en la catedral de Oviedo se encuentran otros objetos de platería como la cruz de Nicodemo, la caja del obispo Arias Cromaz y el díptico del obispo Gundisalvo. Fuera de este templo cabe mencionar la arqueta de San Isidoro de León, la cruz de Fuentes en el Metropolitan Museum de Nueva York o la caja de ágatas del MAN. Todos ellos parecen realizados por diferentes artistas hispánicos, de hecho el arca responde a una misma idea constructiva pero intervienen varios artistas con diferentes técnicas dentro de un estilo muy aproximado que recuerda en algunos casos a los dibujos que se encuentran en los beatos.

No se trata en este punto de tratar todos los aspectos iconográficos de estos objetos y en particular del arca, excelentemente tratados por Franco Mata, sino de referir otros referidos a su fabricación distintos a los señalados por García de Castro Valdés. Sin ánimo de abundar y con diferentes técnicas que incluyen un sobredorado en la tapa, la cobertura del arca de madera ensamblada se realiza con láminas de plata de un grosor variable y aproximado de 0’5 mm, de manera que el artista, antes de iniciar su trabajo, prepara el metal y forma con la plata una lámina que después trabajar dándole forma. Una vez acabada la labor artística, las distintas láminas se clavan de acuerdo con el plan iconográfico previamente definido.

6838086.jpg,

Hay un aspecto que los trabajos de platería han dejado desatendido y se refiere a la determinación del origen del metal y de los artistas. Como se ve, antes del cambio de los ss. XI a XII, momento en que estas obras de plata pueden datarse, no conocemos obras realizadas en este metal, de manera que los plateros hacen su aparición en este momento. Hay una limitada controversia en cuanto su origen pues, como se ha dicho y aunque existe coincidencia en cuanto a su origen hispánico, hay dudas sobre si son asturianos, leoneses o mozárabes. En todo caso, cabe destacar su adaptación a los esquemas estilísticos que encontramos en las restantes manifestaciones artísticas aludidas.

De la misma manera, no existen análisis sobre los aspectos químicos de la plata, por cuanto que los elementos trazas podrían confirmar si estos objetos se fabricaron fundiendo moneda hispanoárabe, abundante en el reino. Cabe suponer que se utilizó esta plata y sin embargo faltan posibles vías para su confirmación. Probablemente la presencia de plata en el reino determinó una progresiva aparición de artistas de la que nos han llegado pocos ejemplos. Como es sabido, en momentos de necesidad, los reyes y los obispos fundían los objetos litúrgicos en plata para fabricar moneda. Sin ir más lejos, la reina Urraca en la década de 1110 adquirió una mesa de 30 marcas de plata (6,9 kg) para fabricar su propio numerario. Lo cierto es que la brillantez artística es una característica común en muchos de estos objetos y este aspecto no se improvisa.

Es de esperar que futuros estudios de los objetos ayuden a solventar algunas de estas dudas.

 

 

 

 

Viajes numismáticos

Jpeg

Muchas ciudades ofrecen espacios para la numismática, sea porque preservan los espacios que la vinculan con la fabricación de moneda, sea porque ofrecen un museo de interés numismático, monográfico o no. Esta es una lista subjetiva, de entre las entradas publicadas en este blog, algunas de las cuales, como las que tratan de la moneda en el arte o los monetarios históricos.

España

Numismática en Compostela

Rúa Moeda de Santiago

Museo Provincial de León

Asturias

Museo Lázaro Galdiano, Madrid

Museo Cerralvo, Madrid

Museo de la Casa de la Moneda, Madrid

Museo provincial de Valladolid

Museo de las Ferias de Medina del Campo

Segovia 4

Segovia V

Zamora

Museo Marès, Barcelona

América

Ciudad de Méjico

Museo Numismático de Quito

Museo Numismático de Bogotá

Museo Numismático del Banco de la República de Chile

Museo Numismático de Lima

Panamá

Europa

Viaje numismático a Tréveris

Gabinete Numismático de Oporto

Museos numismáticos de Belgrado

Museo Numismático del Banco Nacional de Macedonia, Skopje

Irlanda