medieval

Tesorillo de la calle Obispo Grau, Astorga

Sin título.png

Su hallazgo se produjo en unas obras urbanas en Astorga realizadas en 1992, y de ellas se trasladó al Museo de León, donde se conserva. Las 1270 piezas que lo componen se distribuyen así: 9 dineros seisenes de Alfonso X con leyenda MONETA CASTELLE ET LEGIONIS; 50 cornados de Sancho IV, de distintas cecas; 648 dineros de Fernando IV; y 970 cornados y dineros de Alfonso XI. Vista su composición, su ocultamiento es posterior a 1334 (fecha de inicio de acuñación de la última acuñación), y próximo a la coronación de Pedro I, hacia 1345.

Museu Frederic Marès, Barcelona

Sin título2.png

Uno de los museos dedicados al coleccionismo más importantes es dedicado al escultor barcelonés Frederic Marès. Su contenido es variadísmo y algunas de sus colecciones contienen valiosos ejemplares que rozan aspectos a los que se han dedicado entradas de este blog, como plaquetas devociones del Renacimiento, trabajo de esmalte medieval de Limoges o pesas para pesar monedas. A todos ellos se pueden añadir medallas, pinjantes, candelabros, altares portátiles, incensarios y cruces de bronce medievales.

Dentro del apartado dedicado a la escultura, destacar algunas figuras medievales como la que representa un avaro del s. XII realizado por el maestro Martín en San Miguel de Tubilla del Agua en Burgos del que pende una cadena, posiblemente con monedas.

20170315_124322

 

Orfebrería y esmalte de Limoges en la Edad Media

Foto 14-12-16 13 14 56.jpg

 

El Museo Lázaro Galdiano de Madrid, además de una colección numismática, ofrece un conjunto variado de arcas, báculos, relicarios, soportes de candiles, palomas eucarísticas, etc. que constituyen ejemplos destacados del arte suntuario de la orfebrería, a base de trabajo en metal posteriormente dorado y completado por esmalte que se desarrolla desde el s. XIII.

Iglesias románicas en Duisburgo

Duisburgo.jpg

En otras entradas se han expuesto monedas que muestran iglesias dentro del período románico, como la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalem, una iglesia dsconocida en Dreux y otra leonesa.

Durante el reinado de Heinrich IV (1065-1084) se fabricaron unos dineros en la ciudad alemana de Duisburgo  que reflejaban desde distintos puntos una iglesia que representa el estilo románico de su período.

3165531.m.jpg

Sin título.jpg

Más adelante en el tiempo, a finales del s. XII las monedas elaboradas en la ciudad representan un templo con un lenguaje artístico bien diferente.

624104.jpg

Monedas en las Cantigas de Santa María (s. XIII)

La Cantiga de Santamaría número 305 de Alfonso X contiene un texto referido a la actuación de un cambiador y a las monedas que emplea en su oficio. La escuchamos de fondo en el video precedente en la excelente versión de Eduardo Paniagua:

E ela assi andando, chegou a ha cidade
e viu seer na rua, com’ eu achei por verdade,
un canbiador que canbiava d’aver mui gran quantidade,
esterlis e to[r]neses, burgaleses, pepiões,

Senpre devemos na Virgen a ter os corações,
ca per ela guaannamos de Deus mui grandes per dões.

E ynda daquestes novos e dos pretos e da guerra;
e ela pediu-lle algo por aquela que non erra.
El disse: «Faze-lo quero sobre pennor, ca na terra
u somos non é costume de dar d’outra guisa dões.

(…)

Que meteu na balança, chos de prata e d’ouro;
mas mui mais pesou a carta en que avia tesouro
daquel que perdõar pode crischão, judeu e mouro,
atanto que en Deus ajan ben firmes sas entenções

 

El Museo Lázaro Galdiano

prieto.png

El Museo Lázaro Galdiano, ubicado en la calle Serrano de Madrid, ofrece una importante colección de moneda y medallas. Entre las medallas destacan un enorme medallón de Tomás Francisco Prieto y varias de Pisanello, entre otras del Renacimiento. Asimismo, encontramos matrices de sellos, grandes doblas de cabeza castellanas, centenas o cincuentines de Felipe III.

La exposición se dispone en paneles que permiten apreciar el anverso y reverso de las piezas, así como en cajones donde se encuentran parte de las monedas, medallas, plaquetas devocionales o matrices de sellos.

 

El tesoro de San Lorenzo de Carboeiro

IMG_3529.JPG

El monasterio de San Lorenzo de Carboeiro, situado en el término municipal de Silleda en Pontevedra, no lejos de Santiago, cuenta con un pequeño cementerio entre cuyas tumbas había una especial, en la que el anónimo fallecido fue enterrado por los monjes de una manera precipitada y con sus efectos personales, dando a entender que era un visitante o un transeúnte que dio allí con el fin de sus días. Los honrados monjes le dieron sepultura con todos sus efectos personales, incluyendo una bolsa de cuero que el fallecido parecía mostrar a sus futuros descubridores, conteniendo un florín de oro de Pedro IV de Aragón en unión de un conjunto de blancas y cornados de Enrique III y unas pocas blancas de Juan II, que nos sitúan la fecha de enterramiento en torno a 1410.

El conjunto, con algún añadido, se muestra parcialmente en el Museo das Peregrinacións e da Cidade de Santiago, al que se ha dedicado otra entrada mostrando las singularidades numismáticas medievales que expone.

La derivación del latín hacia las lenguas vulgares en la moneda medieval

DSCF7471 (1).JPG

Con motivo de un encuentro numismático en Vigo, una estudiosa alemana manifestó su interés en encontrar vestigios del castellano en la moneda medieval, una materia huérfana de estudios.

En la Edad Media leonesa y castellana las emisiones monteares iniciadas en 1087 se producen en latín en ocasiones imperfecto sea por el escaso espacio para escribir utilizando una técnica que evoluciona con el tiempo, sea por un uso poco uniforme o deficiente de esta lengua. Así, en el s. XII los nombres de los reyes, expresados normalmente en nominativo, varían. Por ejemplo, Alfonso se escribe ANFUS; ADEFONSUS, ALFONSUS, ILDEFONS, ANFUS o ANVOS. De la misma manera, no faltan terminaciones de referencias a ciudades en el primer período de emisiones leonesas y castellanas que implican un defectuoso empleo del latín o con variedades extrañas. Por ejemplo y en relación a Toledo, se usa TOLETUM, TOLETUO, TOLETA, TOLETAS o TOLETO,  en relación a León, se menciona LEGIONENSIS; LEGIONENSES o LEO, y en relación a Segovia se usa SUCOVIA o SECOVIA.

Algunos usos son reflejo de un mal uso del latín, como cuando a la reina Urraca se le denomina REXA en lugar de regina.

Uno de los usos más curiosos lo encontramos con presencia de influencia del árabe en la expresión TOLETULA de un dinero de Alfonso VII próximo a 1125 que no es sino una derivación del genitivo  arábigo de Toledo (Tolaitula), como leemos en el siguiente ejemplar, en su momento perteneciente a Hungtinton, con foto de Vico.

187r.jpg

Sin embargo, lo llamativo de la blanca o seisén toledano de Enrique III que encabeza esta entrada, acuñado en torno a 1400 en la ciudad coruñesa supone una interesante derivación del latín más próximo del uso de las lenguas vulgares. La leyenda en el anverso es E LEGIONES E DE TOLED. La conjunción et está incompleta y en lugar de acudir al genitivo para aludir a la ciudad de Toledo, se acude a la preposición de seguida de una forma castellana de mencionar a Toledo por el empleo de la letra d en lugar de la letra t. Prudente o inconscientemente, la leyenda no tiene terminación. Además, en lugar de realizar el genitivo de legionis con i lo hace con e.

Será preciso esperar al siglo XVI para ver una moneda enteramente escrita e castellano, precisamente en el tiempo en que esta lengua se puede denominar culta. En el siguiente cuartillo de Felipe II, acuñado con el ensayo de Sebastián Vázquez en Coruña, entre 1575 y 1585, una moneda con leyenda DON PHELIPPE II REI DE ESPANA que se reproduce en el mejor catálogo de la moneda del período, el de Jarabo-Sanauja.

001

 

 

 

Matanza en la judería de Bribiesca en 1366

 

tesorillo-de-vellones-bibriesca

En 1366 las tropas francesas que habían acudido a Castilla en apoyo de Enrique II durante la Guerra Fratricida con Pedro I y comandadas por Beltrans du Guesclin asaltaron varias localidades próximas a Burgos y de ello se ocupa la propia Crónica que relata la vida de este personaje que ni quitaba ni ponía reyes pero apoyaba a sus señores. Una de estas localidades fue Bribiesca y en ella se produce un progromo de enormes dimensiones no suficientemente estudiado sobre la aljama de la localidad y contra sus habitantes.

El mejor testimonio que se conoce es el hallazgo de cuatro ocultaciones monetarias:

a) Un tesorillo formado por 2.172 dineros, una cantidad inusualmente elevada de moneda, repartida de la siguiente manera: 1 dinero de Alfonso VIII (hacia 1195), 58 seisenes (1277), 538 cornados de Sancho IV (1286), 8 meajas coronadas de Sancho IV (1286), 2 dineros de Fernando IV (1297), 5 dineros de Alfonso XI (1330), 216 cornados de Alfonso XI (1334), 216 cornados de Pedro I (hacia 1345), 73 reales y 6 medios reales de Pedro I (hacia 1360), 5 dineros de Jaime I de Aragón, 11 dineros de Jaime II de Aragón, 5 dineros de Pedro IV de Aragón. Además, aparecieron cinco platos de plata sobredorada decorados con la estrella de David y dos cucharillas, elementos no necesariamente definitorios de un propietario judío del siglo XIV. Junto a la marca de platería más antigua documentada en Burgos la expresión “Esto pertenece a la aljama de Villena”. Las condiciones de la ocultación en el interior de una vivienda sugieren la precipitación del momento.

Plato.JPG

b) Uno segundo contenía 7 seisenes (1277), 63 cornados (1286), 27 dineros de Fernando IV (1297), 15 dineros de Alfonso XI (1330), 84 cornados de Alfonso XI (1334), 10 cornados de Pedro I (hacia 1345) y 4 dineros de Pedro IV de Aragón. Su hallazgo, muy poco distante del anterior, se localiza en la Calle de los Llanos, en el centro de una habitación, posiblemente bajo el suelo visible de la vivienda.

c) El tercero, aparecido en el Camino Viejo del Cementerio de la misma localidad, a menos de 200 metros en línea del primero de los tesorillos, contendría más de cien ejemplares de real de Pedro I (hacia 1360).

d) Muy próximo al anterior, el cuarto conjunto contenía 1 seisén (1277), 3 cornados (1286), 6 dineros de Fernando IV (1297), 11 dineros de Alfonso XI (1330), 10 cornados de Alfonso XI (1334) y 1 cornado de Pedro I (hacia 1345).

Así pues, todos se encuentran en la aljama de Bribiesca, a extramuros de la localidad, al sur entre las actuales calles de los Baños y San Héctor Valdivieso.

Como se explica en “Tesorillos de moneda castellana del siglo XIV vinculados con propietarios judíos” publicado en El mundo judío en la Península Ibérica, sociedad y economía León 2012, ISBN 978-84-95414-94-6, pp. 185-192:

“Todos estos conjuntos ponen en evidencia el alcance de la destrucción de algunas juderías, casos de la de Briviesca en 1366 y la de Rivadavia en 1385, ambas con ocasión de episodios bélicos internos y ambas con intervención de tropa extranjera, que traer como resultado una ocupación muy violenta, en particular en la primera población. A falta de otros datos arqueológicos, las evidencias numismáticas apuntan a varias conclusiones. Al menos cuatro familias pierden a las personas que ocultan unos ahorros que no son capaces de recuperar los supervivientes del acontecimiento, caso de haberlos. En este sentido, cabe la posibilidad de que el hecho de la ocultación o de su ubicación pudo ser conocido, además de por la cabeza de la familia, por otros miembros de la misma. Debe tenerse en cuenta que una cantidad de riquezas imposible de determinar pudo bien ser ocupada por los asaltantes, bien recuperada por las familias, bien adquirida en algún momento posterior por curiosos o saqueadores. Por lo tanto, tanto en el número de familias afectadas como en la afectación de la familia, la ocupación de la judería de Briviesca puede calificarse como de muy virulenta. Como se aprecia, no es el único caso dentro del mismo espacio temporal en que esta situación se produce, siendo posiblemente análogos los casos de Muñó y Carmona, y dentro de un lapso temporal próximo, con otro conjunto modesto aparecido en Rivadavia, correspondiente a 1385.

Pero la información no se agota en este aspecto. El contenido de los conjuntos da cuenta, asimismo, de la falta de uniformidad de las rentas de las familias judías del período y ello a la vista de la disparidad de contenidos de los distintos ocultamientos. El primero de los tesorillos mencionados implica una importante riqueza, seguida de lejos por los restantes, por lo demás de contenido más bien dispar. En efecto, en el conjunto señalado en el encabezamiento de este trabajo se aprecia el ahorro de una riqueza importante que se manifiesta en metal acuñado como en objetos de otra naturaleza, compatibles con una posición social acomodada. En el segundo y en el tercer conjunto la riqueza acumulada es también importante, sin alcanzar la del primero. Como contraste, en el último caso, la riqueza es inferior. Por lo tanto, nos encontramos ante una población de renta dispar entre la que se destaca una variedad dentro en todo caso de lo que hoy definiríamos como renta media alta. Lamentablemente, carecemos de datos que permitan dilucidar las respectivas ocupaciones de quienes resultaron afectados por el asalto a la aljama.”