clásicos de la numismática hispana

Pedro Alonso o Crouley

Pedro Alonso O Crouley (1740-1816) representa un importante cambio en los estudios numismáticos españoles de su tiempo. Comerciante gaditano descendiente de irlandeses y educado en Francia, realizó diversos viajes a Méjico y escribió en 1774 su Ydea Compendiosa del Reyno de Nueva España en que se comprehenden las Ciudades y Puertos principales, Cabezeras de Jurisdicción, su latitud, Rumbo, y distancia, a la Capital México. El Museo de las Cortes de Cádiz conserva un cuadro que da cuenta de su condición de anticuario, especialmente afecto a la numismática.

En 1795 tradujo del inglés y publicó a su costa los Diálogos sobre la utilidad de las medallas antiguas, principalmente por la conexión que tienen con los poetas griegos y latinos que J. Addison había escrito en 1721 con un importante número de grabados e incorporó una obra propia, su Musaei O Croulianei, que había sido impreso un año antes, de manera que todos los tomos contenían ambas obras. En el retrato vemos a Pedro Alonso con unas medallas inventadas detrás y el libro en su mano.

La colección de este ilustrado, el primer burgués del que conocemos una colección en la España de su tiempo, es impresionante. Aunque el autor describe su pinacoteca, en la que no faltan cuadros de Velázquez, Murillo, Caravaggio, Tiziano o Rubbens, dedica su primera y más extensa parte a su monetario.

La obra, puede leerse en esta entrada.

Una edición excepcional de Enea Vico

md22572858063.jpg

 

Uno de los primeros investigadores de la numismática en el renacimiento italiano es el grabado Enea Vico (1523-1567). Sin duda es un excelente ejemplo del saber renacentista. Excelente artista al servicio de los Medici y los duques de errara, Enea Vico estudió la moneda romana y se refirió a ella tanto en latín como en italiano. Publicó casi siempre en Venecia los títulos siguientes: Le immagini degli imperatori (en latín  1553 y 1554, en italiano en 1548 con Zantani y 1552), Augustarum imagens aeris fomis expressae (1558), Ex libris XXIII comentariorum in vetera imperatorum romanorum numismata (1562), Immagini delle Donne Auguste (1557),  Tavola Isiaca (1559), Commentari alle antiche medaglie degli imperatori romani (1560) y particularmente sus Discorsi di M. Enea Vico Parmigiano sopra le medaglie de gli antichi (1555 y 1558). Sus obras se plasman en buenas ediciones acompañadas de sus grabados, que han merecido algunos estudios.

Junto a Vico cabe mencionar en la Italia de su tiempo de Fulvio Orsini (1529-1600), Sebastiano Erizzo (1525-1585) y Jacopo Strada (1507-1588). Enea Vico se adelantó a todos y sus Discosi constituyen la primera obra científica de la numismática.

El objeto de este pequeño estudio es precisamente una edición de sus Discorsi impresa por Gabriel Giolito de Ferrara en Venecia en 1558. Como señala Dekesel, A bibliography of 16 th century numismatic books, 1997, V-23, p. 979, se encuentra publicado en papel en cuarta, con numeración latina de las 112 páginas y en tinta negra. En la portada hay un grabado del propio autor. Puede añadirse que se trata de una edición adelantada a su tiempo. En este caso, un antiguo propietario escribe con grafía propia de los ss. XVI-XVII p.T.S.C y El licenciado Molina de ¿xxx?. El ejemplar en cuestión mantiene la encuadernación original en papel y procede de una antigua biblioteca italiana en último término. Sabemos que algunas bibliotecas castellanas del s. XVI contaban con libros de numismática, si bien ninguna de las conocidas señala la posesión de este tratado. En todo caso, el renacimiento español trae consigo grandes autores de la numismática y otros muchos interesados en las medallas antiguas, por lo que se trata de saber a quién pudo pertenecer. Y hay muchos con el apellido Molina que pueden ser acreedores de la asignación. Vemos a continuación los conocidos durante este período en orden cronológico de nacimiento.

Juan de Molina (h. 1485-h. 1552) fue un humanista y traductor que n 1527 publicó en Valencia un Cancionero. Un segundo Juan de Molina Tractado llamado Argumento de vida, repartido en doce diálogos de diversos estados de hombres, donde cada uno aprueba la mejoría de su vida, Sevilla, 1550 y Tractatus differentiarum inter ius commune et regium tam in ultimis voluntatibus quam in contractibus et delictis, Valladolid, 1551. Ninguno de los dos parece tener interés con la materia que trata el libro de Enea Vico.

Un Licenciado Bartolomé Sagrario de Molina fue obispo de Mondoñedo y editó Descripción del reyno de Galizia y de las cosas notables dél, con las armas y blasones de los linajes de Galizia, de donde proceden señaladas casas en Castilla, Mondoñedo, 1550. A pesar d firmar como licenciado, este Molina tampoco parece haber tenido interés por los antiguos.

Luis de Molina (1535-1600) fue un excelente jurista vinculado con las universidades de Salamanca y Alcalá en el tiempo en el que nace la numismática como ciencia en esos precisos tiempos en España. Autor de una extensa obra, este teólogo y jurista no escribió nada sobre la medalla ni consta una razón de su interés por esta ciencia.

Gonzalo Argote de Molina (1548-1596) fue un gran hombre de su tiempo en Sevilla. Literato, historiador, anticuario y militar, poseía una gran biblioteca. Contamos con diversos retratos y a él debemos excelentes ediciones y manuscritos. También conocemos su firma, bien distinta a la de la edición que se comenta. Sin embargo, no era licenciado, que se sepa.

Alonso Molina de Medrano (1549-1616), licenciado, político y teólogo, autor de alguna publicación, tampoco parece ser el titular de este libro.

El asceta Antonio de Molina (1560-1619) fue doctor en cánones por la Universidad de Salamanca. Escribió varios libros religiosos que se siguieron reeditando mucho más tarde.

No puede pasarse sin mencionar al religioso, dramaturgo y poeta Tirso de Molina (1579-1648) que, sin embargo, respondía al nombre de Alonso Téllez.

El extremeño Juan Alfonso de Molina Cano fue un matemático autodidacta que en 1598 publicó en Amberes Descubrimientos geométricos. Alexander Davie menciona en el Segundo volumen de A Catalogue of the Libraries of Edward Webbe publicado en 1751 la edición de los Discorsi de Enea Vico de 1555 y los Descubrimientos geométricos de Juan Alfonso de Molina en una misma biblioteca. Sin embargo, el carácter autodidacta de este Molina impiden considerarlo propietario de la edición que se comenta.

También puede citarse a un Juan Molina de la Guerra, licenciado y abogado, del que conocemos unas alegaciones de 1678.

Por su parte, Gerónimo de Molina y Guzmán, de quien nada más sabemos, publicó indicando en la portada su condición de licenciado Vivir contra fortuna, escuelas políticas de Séneca en Murcia en año 1652. Este libro y una edición de los Discorsi de Enea Vico producida en París en 1619 en París se encuentran en una biblioteca alemana en 1696.

De todos los licenciados conocidos con el apellido Molina, el candidato más posible, dentro de las muchas dudas, es el religioso Miguel Gerónimo de Molina y Aragonés (1638-1698), nieto de un inquisidor aragonés y de un notario, llevando ambos el nombre de Juan Antonio. Gerónimo fue inquisidor en Barcelona y después obispo en Malta y Lérida. Esta presencia en Malta pudo favorecer el contacto con las ediciones italianas en la materia.

Monetarios históricos del Museo Provincial de Valladolid

Dentro del conjunto de monetarios históricos pueden traerse a colación dos existentes en el Museo Provincial de Valladolid. Uno es un precioso mueble con gavetas tiradas por cordones y forrados con tela de colores, hecho en el s. XVIII, genuinamente español y que ingresó en el Museo con una colección de moneda romana.

El otro es un mueble de cajones que ingresó en el Museo en 1878 con la colección de Francisco López Gómez, con cajones en la mitad inferior y un espacio para libros u objetos de mayor tamaño en la superior.

Además, el museo cuenta con una excelente biblioteca de libros que se remontan a los clásicos del s. XVI, incluida una traducción al español por Baltasar Pérez del Castillo de la Religión de los Romanos de De Choul publicada en 1579, una traducción de los Diálogos de Addison publicada en 1814 por Baldiri de Riera en Madrid, hasta ahora prácticamente desconocidas o al menos ausentes de las bibliotecas de los grandes museos y otras obras de referencia.

Tesis doctorales. Universidad Complutense de Madrid

La Universidad Complutense de Madrid conserva en su biblioteca algunas tesis doctorales inéditas en materia numismática. Esta es la relación provisional:

Felipe Mateu y Llopis, Ensayo sobre una casa real de moneda de uno de los estados de la Corona de Aragón: la Zeca de Valencia y las acuñaciones valencianas de los siglos XIII al XVII, 1926

Jaime Lluis y Navas, Historia del régimen jurídico y organización legal de la fabricación de moneda en España, 1951

María José Martín-Peñato Lázaro, La ceca de Toledo, 1989

Pilar García Gutiérrez, Creación de casas de moneda en Nueva España, 1992

María concepción García de León, La moneda forera (1202-1724), 1994

Elena María García Guerra, Las acuñaciones de moneda de vellón durante el siglo XVII (1594-1665) : análisis de las consecuencias de un arbitrio, 1997

Julio Torres Lázaro, Ordenanzas medievales sobre fabricación de moneda en Castilla: edición y análisis del vocabulario técnico, 1998

María del Mar Royo Martínez, Documentación en moneda de vellón circulante entre España y Francia durante el siglo XVI, 2001

Salvador Fontenla Ballesta, La circulación monetaria como instrumento de instrucción : investigación del valle del Almanzora (Almería) en las edades Antigua y Media, 2004

Gabriel Ignacio Acosta Nieto, El coleccionismo numismático [Manuscrito] : colecciones del Museo de la Casa de la Moneda, 2013

 

Numismática de Uruguay

La República Oriental del Uruguay se independiza en un proceso que alcanza el año 1828 y sus constituciones datan de 1830, 1918, 1934, 1942, 1952 y 1967. Sus primeras emisiones se encargan a talleres ubicados fuera del país.

 

a) Museos numismáticos

Aunque hay piezas de interés numismático en otros museos, los museos numismáticos más importantes son el Museo Numismático del Banco Central del Uruguay, los Museos del Gaucho y la Moneda del Banco de la República Oriental del Uruguay, creado en 1923 como Museo Bancario.

Por otro lado, el medallista de origen napolitano Gerónimo Tammaro desarrolló desde 1888 en Montevideo una actividad medallística que se preserva en el museo de su taller.

b) Coleccionismo y asociaciones numismáticas

La actividad numismática en Uruguay se demora hasta comienzos del s. XX pero es intensa desde entonces. En 1920 se creó el Centro de Coleccionistas del Uruguay, que llegó a ser presidido por el médico Francisco N. Oliveres, cuya biblioteca se conserva en el Museo Agustín Araújo de Montevideo, que agrupaba numismáticos y filatélicos y que se disolvió el año 1950.

El Instituto Uruguayo de Numismática se crea en 1955 con la presidencia de Martín Usabiaga Sala y desarrolla desde entonces una intensa actividad. En 1957 organiza la Primera Exposición Uruguaya de Numismática, y desde 1957 publica una interesante revista: el Boletín del Instituto Uruguayo de Numismática, más adelante denominado Numismática.

c) Creación numismática

Las obras publicadas responden a esta relación cronológica:

  • Francisco N. Oliveres, Apuntes Sobre Numismática Nacional, 1924
  • Ramón Mora Magariños, Pintura y Escultura: Retratos y Estatuas Ecuestres. Numismática: Las monedas del centenario uruguayo. El Lazo, Las Boleadoras y La Taba, 1937
  • Andrés M. Mata, Monetario Uruguayo, 1954
  • Antonio Odicini Lezama, El Régimen Monetario del Uruguay 1829-1955, 1958
  • Banco de San José, La Patria a través de las monedas. Cincuentenario del Banco de San José, 1959
  • Banco de la República Oriental del Uruguay, Museo Bancario, 1961
  • Academia Uruguaya de Numismática y Bibliofilia, Numismática Universal. Exposición 75 Aniversario Banco de Cobranzas, 1964
  • Alcedo Almanzar y Dale Seppa, The coins of Uruguay, 1971
  • José Pedro Argul, Cien Medallas del Uruguay, 1972
  • Ramón Ricardo Pampín, Nociones Elementales de Numismática, 1973

 

El placer de una buena lectura

721fdee0-dcc8-4432-9afd-90f1d6ca4f08.jpg

Nada más interesante que una buena lectura numismática. Cualquier libro o catálogo enseña mucho más que una colección de monedas, sobre el estudio y el análisis de los que nos precedieron. Todos los libros y manuscritos del Renacimiento al Romanticismo y aún más cerca, están a disposición en este enlace.