moderna

Viaje numismático a Méjico

La ciudad de Méjico cuenta con un museo numismático en la antigua casa de moneda, aunque no la original, en la que trabajó Gerónimo Antonio Gil. En la Academia de San Carlos se conservan cuños preparados por este gran grabador. Precisamente, la Academia se encuentra aledaña a la calle de la Moneda, que parte de la plaza del Zócalo de la ciudad y donde se ubicó la primera establecida en la ciudad.

Viaje numismático a Bogotá

En la sede de la casa de moneda de Santa Fé del Nuevo Reino se encuentra en la actualidad el Museo Numismático del Banco Nacional de Colombia. El edificio se encuentra perfectamente restaurado y su contenido ofrece excelentes ejemplos de maquinaria y otro instrumental para fabricar moneda desde el s. XVII hasta la actualidad, además de su interesante colección numismática.

Expedición contra los piratas malayos de Joló, 1876

 

423358.jpg

Durante la presencia española en Filipinas, particularmente a lo largo del s. XIX, el comercio estuvo seriamente condonado por la presencia de piratas en el archipiélago Joló, gobernado por un sultanato musulmán. Entre 1843 y 1848, la Armada tuvo que atacar la isla de Balanguingui, destruyendo 150 navíos, atacando y tomando fortalezas y liberando 550 personas secuestradas.El relato del ataque   realizado desde vapores fue realizado por el Teniente Coronel de Infantería del Ejercito Pio A de Pazos y Vela-Hidalgo.

Jolo y Mindanao, pesadilla constante.jpg

SuluBlog3.jpg

En 1876 el general Malcampo y Monje, acompañado del cronista Baltasar Giraudier, que realizó unos bocetos, realizó una expedición exitosa, que sería seguida de otras varias hasta 1896. Por otra parte, el escritor José Montero Vidal escribió ese mismo año un cuento titulado La Sultana de Joló.

jolog.jpg

Combates navales en El Callao en el s. XIX

El Puerto de El Callao se encuentra en las proximidades de Lima y protagonizó varios de los últimos episodios de la presencia de tropas realistas en Perú hasta su definitiva incorporación a la República del Perú en 1826. Entretanto, la presencia de tropas realistas determinó varios ataques a las mismas que tuvo su reflejo en varias medallas, como la siguiente, frente al ataque de la flota chilena en 1819 y firmada por Dávalos.2708293.jpg

También fue objeto de ataques por parte de golpistas partidarios del general Bermúdez frente a Orbegoso, una vez consolidada la República en 1834.2708300.jpg

Y otras medallas de 1836 conmemoran el décimo aniversario de la toma de la fortaleza del puerto por parte de las tropas republicanas a las realistas.

423782.jpg

553673.jpg

Precisamente estas medallas nos dan una muestra del aspecto de una de las defensas del puerto en los primeros momentos de la recién nacida República del Perú.

218882.jpg

Con todo y con ello, el muelle y dique quedó reformado en 1862, como señala la medalla precedente, de manera que nos situamos en 1866, el episodio más llamativo, mantenido entre la flota española y las fuerzas de distintas repúblicas iberoamericanas en el indicado puerto en el marco de la Guerra hispano-sudamericana o Primera guerra del Pacífico. La siguiente medalla de Wiener se refiere precisamente a la Alianza Americana formada inicialmente por Chile y Perú, a las que se añadirían más tarde Ecuador y Bolivia.

3438808.jpg

2682384.jpg

3332773.jpg

La inmediatamente anterior es una medalla de distinción firmada por Gregorio Sellán y la que figura en segundo lugar, de 1898 recuerda los episodios de Trafalgar y El Callao por la Armada Española. El 2 de mayo de 1866 la Flota del Pacífico española encabezada por el acorazado Numancia, el primer buque de esta clase con bandera española, sostuvo un combate en el Puerto del Callao, con el grito de “mas vale honra sin buques que buques sin honra” pronunciado por su almirante Casto Méndez Núñez. Con unos antecedentes poco comprensibles el resultado ha sido discutido. Desde el punto de vista militar, tanto España como Perú se atribuyen la victoria. El hecho es que la escuadra española sufrió daños y las defensas del puerto un importante castigo. Sin embargo, desde un punto de vista más amplio, ambos bandos perdieron en capacidad de entenderse en una acción estéril para ambos y a la conclusión de la contienda todos los contendientes se encontraban en una crisis económica.

La medalla siguiente responde a la inauguración en 1892 del monumento al almirante español con escultura en bronce de Agustín Querol en Vigo, actualmente en la Plaza de Compostela de Vigo, su cuidad natal.

Sin título.png

La próxima conmemora el fallecimiento del almirante y está firmada por J. Esteban Lozano.

1788267.jpg

Con posterioridad al combate, el puerto se reconstruyó y se le dotó de ferrocarril. En la primera se muestra la dársena y el malecón 1870.

981453.jpg

La segunda, del mismo año y firmada por Bryant, informa de la construcción de ferrocarril, precisamente con intervención de Malinowski, coleccionista e historiador de la numismática peruana.

3094379.jpg

El sistema penitenciario del s. XIX

2335119.jpg

2335124.jpg

La Penitenciaría de Lima se construyó entre 1856 y 1662, como reflejan estas medallas, dentro de una tendencia más humanizada del sistema penitenciario de su época, semejantes a las que se venían construyendo en Europa y Estados Unidos. Y al igual que conocemos otras medallas europeas, con el plano o la fachada de la institución inaugurada.

En España, estas prisiones modernas con inspiración en los modelos de Bentham las encontramos en las denominadas Modelo en Madrid (1884) y Barcelona (1904). La ciencia penitenciaria se transforma en esta época gracias a una excelente jurista: Concepción Arenal (1820-1893). Esta relevante autora, con gran influencia en los ambientes políticos y jurídicos de la época fue visitadora de prisiones y en esa condición muy crítica con un modelo penitenciario que no podía agotarse con unos edificios que mejoraran la dignidad de los internos. De hecho, en 1879, la prisión coruñesa se desplomó, matando e hiriendo a diversos presos. El interior de las prisiones era, en los términos empleados por la autora, depravado y en modo alguno contribuía a recuperar a las personas que se encontraban dentro, mezclados, los que cumplían penas severas con los provisionales, con un régimen jurídico inaceptable antes de 1882. Los funcionarios estaban mal formados y eran corruptos, dados a permitir la salida de los presos a hacer su vida por la cuidad a cambio de dinero o a exigirles favores. La autora describió en 1878 como había 93 causas abiertas contra los funcionarios por delitos de estafa, lesiones, exacciones ilegales e infidelidad en la custodia de presos. Ese año, los cinco jefes de la prisión de Madrid habían sido procesados: “si así es en Madrid ¿qué pasará en provincias?”, se preguntaba a la vez que se quejaba que para ser director bastaba ser torero (sic).

En el interior, el ambiente era deplorable, con presos de favor como el cabo de vara, que sirve de nombre a una película de 1978 cuyo rodaje en Alcalá me dejó impresionado.

El teólogo alemán afincado en Madrid Federico Fliedner (1845-1901) describe una estrambótica situación al ser detenido por no llevar la documentación. La descripción de las cárceles y sus habitantes no deja lugar a la duda. El relato, recogido con vergüenza por Concepción Arenal, generó un conflicto diplomático entre Alemania y España:

(más…)

La derivación del latín hacia las lenguas vulgares en la moneda medieval

DSCF7471 (1).JPG

Con motivo de un encuentro numismático en Vigo, una estudiosa alemana manifestó su interés en encontrar vestigios del castellano en la moneda medieval, una materia huérfana de estudios.

En la Edad Media leonesa y castellana las emisiones monteares iniciadas en 1087 se producen en latín en ocasiones imperfecto sea por el escaso espacio para escribir utilizando una técnica que evoluciona con el tiempo, sea por un uso poco uniforme o deficiente de esta lengua. Así, en el s. XII los nombres de los reyes, expresados normalmente en nominativo, varían. Por ejemplo, Alfonso se escribe ANFUS; ADEFONSUS, ALFONSUS, ILDEFONS, ANFUS o ANVOS. De la misma manera, no faltan terminaciones de referencias a ciudades en el primer período de emisiones leonesas y castellanas que implican un defectuoso empleo del latín o con variedades extrañas. Por ejemplo y en relación a Toledo, se usa TOLETUM, TOLETUO, TOLETA, TOLETAS o TOLETO,  en relación a León, se menciona LEGIONENSIS; LEGIONENSES o LEO, y en relación a Segovia se usa SUCOVIA o SECOVIA.

Algunos usos son reflejo de un mal uso del latín, como cuando a la reina Urraca se le denomina REXA en lugar de regina.

Uno de los usos más curiosos lo encontramos con presencia de influencia del árabe en la expresión TOLETULA de un dinero de Alfonso VII próximo a 1125 que no es sino una derivación del genitivo  arábigo de Toledo (Tolaitula), como leemos en el siguiente ejemplar, en su momento perteneciente a Hungtinton, con foto de Vico.

187r.jpg

Sin embargo, lo llamativo de la blanca o seisén toledano de Enrique III que encabeza esta entrada, acuñado en torno a 1400 en la ciudad coruñesa supone una interesante derivación del latín más próximo del uso de las lenguas vulgares. La leyenda en el anverso es E LEGIONES E DE TOLED. La conjunción et está incompleta y en lugar de acudir al genitivo para aludir a la ciudad de Toledo, se acude a la preposición de seguida de una forma castellana de mencionar a Toledo por el empleo de la letra d en lugar de la letra t. Prudente o inconscientemente, la leyenda no tiene terminación. Además, en lugar de realizar el genitivo de legionis con i lo hace con e.

Será preciso esperar al siglo XVI para ver una moneda enteramente escrita e castellano, precisamente en el tiempo en que esta lengua se puede denominar culta. En el siguiente cuartillo de Felipe II, acuñado con el ensayo de Sebastián Vázquez en Coruña, entre 1575 y 1585, una moneda con leyenda DON PHELIPPE II REI DE ESPANA que se reproduce en el mejor catálogo de la moneda del período, el de Jarabo-Sanauja.

001

 

 

 

La numismática chilena

Sin título.png

La Independencia de Chile se produce entre la Junta de 1810 y 1825 y sus constituciones políticas se suceden los años 1823, 1828, 1833, 1925 y 1980.

Las emisiones monetarias en el actual territorio chileno se habían producido en la Casa de la Moneda desde 1749. Su ubicación desde 1814 se produce en la actual sede de la Presidencia de la República y las emisiones nacionales chilenas se inician en 1822. Esta institución ha publicado durante el siglo XX la publicación Memorias de la Casa de la Moneda.

La primera medalla fabricada en Chile se dedica a la Independencia el 12 de febrero de 1818. De la fabricación de medallas disponemos de una pequeña obra titulada Distribución en Santiago de las Medallas, editada en Santiago de Chile en 1884.

Entre los coleccionistas más importantes puede destacarse a Francisco Echaurren Huidobro (1824-1909), cuyo patrimonio numismático formado por monedas antiguas y chilenas de todas las series integró el Museo Histórico Nacional en Santiago de Chile tras su fundación en 1911, incrementado por las donaciones de los políticos Ramón Barros Luco, Carlos Ibáñez, Pedro Aguirre Cerda, Arturo Alessandri y Jorge Alessandri. Además de este museo, en la actualidad ha abierto sus puertas el moderno y atractivo Museo Numismático del Banco Central, no lejano del anterior.

Debemos al prolijo y variado historiador chileno José Toribio Medina Zavala (1852-1930), el primer gran numismático americano, un importante número de publicaciones numismáticas frecuentemente sufragadas de su peculio. Abogado y diplomático, desarrolló entre otros puntos sus funciones en España, donde recogió referencias sobre la historia chilena y americana. Veamos algunas de sus publicaciones:

  • Monedas y medallas hispano-americanas: Láminas, Santiago de Chile, 1891
  • Las medallas chilenas, Santiago de Chile, 1901
  • Monedas usadas por los indios de América al tiempo del Descubrimiento, Santiago de Chile, 1912
  • Medallas de proclamaciones y juras de los reyes de España en América, Santiago de Chile, 1917
  • Las monedas coloniales hispanoamericanas, Santiago de Chile, 1919
  • Las monedas obsidionales hispano-americanas, Santiago de Chile, 1919
  • Medallas europeas relativas a América, Buenos Aires, 1924

Además, puede citarse la edición en 1944 por la Superintendencia de la Casa de la Moneda el catálogo Monedas de Chile 1743-1944.

Aunque el presente análisis se detiene en 1980 para no mencionar autores vivos, sería injusto no concluir si mencionar a José Manuel Martínez, autor de un interesante y vistoso libro titulado Monedas americanas. La libertad acuñada publicado en Santiago de Chile, 2013, conservador del Museo Nacional y coautor con Lina Nagel de Iconografía de monedas y billetes chilenos, excelentemente editado por el Banco Central de Chile en 2009.