Mes: enero 2016

Monetario de Olomouc, hacia 1670

t_0034_0344.jpg

El Museo Diocesano de Olomouc (Muzeum Umeni) en la República Checa conserva un precioso monetario en forma de escritorio con puertas pintadas.

Anuncios

Colecciones de moneda medieval castellana 3. De Lorich

Durante su estancia en España entre 1814 y 1855, el diplomático noruego Gustavo Daniel de Lorich formó una importante colección de monedas y algunos documentos antiguos que conservó hasta su fallecimiento en 1855. Algunos de los documentos se integraron en la Real Academia de la Historia, pero la parte más importante es su colección de monedas, formada por la adquisición de otras precedentes como las de Lanzuela en Madrid y Banquieri en Sevilla, entre otras. Gustavo Daniel de Lorich fue además autor un estudio numismático titulado Recherches numismatiques concernant principalement les médailles Celtibériénnes, publicado en París en 1852.

Como efecto de la testamentaría y con carácter previo a la división del conjunto de la herencia, se encargo su clasificación a Antonio Delgado, que publicó la colección no como un catálogo de venta sino como una descripción completa sin escapar en la forma del criterio seguido por Gaillard respecto de la de García de la Torre con el título Catalogue des monnaies et des médailles antiques du moyen âge et des temps modernes, en or, en argent et en bronze, composant le cabinet numismatique de feu Mr. Gustave Daniel de Lorichs, publicada por Rivadeneyra en 1857. Amplísima, aunque no tanto como la anterior, las 346 páginas sin grabados reparten en 6.059 lotes todo el conjunto. Las monedas medievales castellanas son de oro.

Catálogo De Lorich Clasificación
Pedro I, dobla AR 233 4928-9 2 piezas Pedro I
Juan II, dobla banda 4931-3 3 piezas Juan I
Enrique IV, enrique 4934 1 pieza Enrique IV
enrique IV, real 1471 4930 1 pieza Enrique III

 

 

Numismática complutense

santos niños

Algunas plaquetas españolas de los ss. XVI a XVII recogen dos temas eminentemente complutenses, la anterior los patrones de la Ciudad, los Santos Niños Justo y Pastor, mártires del cristianismo. La segunda, San Diego de Alcalá, que da nombre a la ciudad californiana de San Diego y cuyo cuerpo se exhibe anualmente en la catedral dedicada a los anteriores. Como es habitual, los Santos Niños se representan con palmas y tablillas de estudio, además del cuchillo con el que serán sacrificados a sus pies. Por su parte, San Diego porta flores en su hábito y se representa con un niño que muestra una rosca de pan, dejando ver al fondo una capilla. Ambas plaquetas pertenecen a la subasta de diciembre de 2015 de Fernando Durán.

san diego

Cabe añadir que se conoce alguna medalla religiosa de escaso valor artístico dedicada a las Sagradas Formas y que parece confeccionada entre el s. XVII y el XVIII, además de otra dedicada al propio San Diego que sirve de reverso a una Inmaculada Concepción. Además, pueden mencionarse algunas medallas modernas dedicadas a Miguel de Cervantes, el más célebre de los hijos de la ciudad, como la que se reproduce a continuación realizada en 1924.

1860970

Así como las dedicadas a su obra como la que sigue de Maura.

575180

En otros casos se muestra como elemento iconográfico al principal monumento de la ciudad, la fachada de la Universidad.

218863

Al margen de las medallas, tan sólo cabe mencionar una emisión celtibérica, realizada con un único cuño y leyendas ikesankom Kompouto en el s. I a. C. y tratada en a. Roma Valdés, “Monedas celtibéricas con leyenda Ikesankom/ Compouto acuñadas en Alcalá de Henares” en Anales Complutenses VIII, 1996, 9-16.

167762

Coleccionistas de moneda medieval 2. José García de la Torre

José García de la Torre (1774-1847) formó una colección de 30.000 monedas. Clasificada por Antonio Delgado, fue editada en francés y publicada en Madrid en 1852 con miras a su venta por el anticuario parisino Joseph Gaillard con el título Description des monnaies espagnoles et des monnaies étrangères qui ont eu cours en Espagne composant le cabinet monètaire de don José García de la Torre. Se señalan en negrita los criterios de clasificación coincidentes con los actuales.

Catálogo De la Torre Clasificada como
Alfonso VI AR 3 6389 1 pieza Alfonso VIII
Pepión AR 194 6382-4 27 piezas Alfonso VI
Alfonso VIII, dinero 1195, creciente AR 192 6385-6 3 piezas Alfonso VII
Alfonso IX, dinero 1202 6390 1 moneda Alfonso IX
dineros 1263 AR 199 6399-6402 54 piezas Alfonso X
Dinero 1270 6398 1 pieza Alfonso X
Seisén 1277 AR 207 6394-7 67 piezas Inciertas
cornado 1286 AR 211 6403-6 29 piezas Sancho IV
Sancho IV, meaja, Toledo AR 212 6387-8 4 piezas Sancho III
Fernando IV, dinero AR 215 6391-3 12 piezas Fernando III
Alfonso XI, cornado AR 220 6409-12 9 piezas Alfonso XI
Alfonso XI, dinero 1343 AR 221 6407-8 3 piezas Alfonso XI
Pedro I, cornado, Burgos AR 228 6418-9 7 piezas Pedro I
Pedro I, dobla AR 233 6413 1 pieza Pedro I
pedro I, real AR 236 6414-7 6 piezas Pedro I
Enrique II, real bélico AR 244 6422-3 18 piezas Enrique II
Enrique II, cornado, 1373 AR 261 6424-5 6 piezas Enrique II
Enrique II, real AR 257 6420-1 2 piezas Enrique II
Enrique II 6426 40 vellones
Juan I, Agnus AR 282 6430-3, 6443-5 23 piezas Juan I y Juan II
Enrique III, blanca 6437-8 11 piezas Enrique III
Enrique III 6440 100 vellones
Juan II, dobla banda 6427-9, 6441-3 9 piezas Juan I y Juan II
Enrique IV, real 1454 6449-51 7 piezas Enrique IV
Enrique IV, medio real 1454 6446-8 5 piezas Enrique IV
Enrique IV, cuarto 1461 6452-4 4 piezas Enrique IV
Enrique IV, dinero 1461 6451-2 3 piezas Enrique IV
Enrique IV, real 1471 6433-5 5 piezas Enrique III
Enrique IV, medio real 1471 6436-7 2 piezas Enrique III
Enrique IV 6455 30 vellones

Muchos de los criterios de clasificación empleados en la clasificación son insostenibles en la actualidad, sin embargo, establece unas pautas de atribución que mantendrá con excepciones Aloïs Heiss, llamando la atención la asignación de las doblas de la banda y los blancos del agnus Dei indistintamente a Juan I y a Juan II.

Monetario de Rembrandt

El maestro de la pintura holandesa Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669) poseía en su casa, el actual Rembrandt Museum de Amsterdam un gabinete de medallas en su estudio, al estilo del museo de antigüedades de su coetáneo Lastanosa, dentro del estilo del escritorio salmantino aunque de fabricación neerlandesa.
3d1dc1a4a6ef816ba2ab262ae52b2eaf.jpg

V C OnRembrandtsTrail NC.jpg

Colecciones de moneda castellana 1. Pedro Alonso O’Crouley

Nada hay en Castilla que permita afirmar un interés por la moneda fabricada por los reyes castellanos con anterioridad a 1500 al menos hasta mediados del s. XIX. Los coleccionistas de medallas antiguas se interesan de manera especial por la moneda antigua, hispánica, romana y visigoda y procuran adquirir aquella que se puede adquirir en las inmediaciones de los lugares donde residen y al menos desde el s. XVIII procuran contactar entre los conocidos en otros puntos para procurar la adquisición de las colecciones o de piezas repetidas. En este contexto, las monedas de otras épocas que acceden a las colecciones lo hacen por adicción con otras monedas antiguas y son tratadas con cierto desdén, sin aprecio por la época y sin bibliografía que apoye nada sobre su clasificación o conocimiento. Al exponer su colección en 1795, Pedro Alonso O Crouley, lo explica así[1]:

“Por la mala conservación y calidad de las monedas de nuestros antiguos Reyes de Castilla y de León, y no haber Autor con quien poderlas cotejar, aunque hay porción de ellas, solo han podido descifrarse las siguientes, y de ningún modo muchas de las arábigas de oro, plata y bronce, por no poseer aquel idioma”.

Precisamente el comerciante gaditano Pedro Alonso O Crouley (1740-1817) es el primero que publica su colección de monedas al traducir una obra literaria de Joseph Addison (1672-1719) titulada Dialogues Upon the Usefulness of Ancient Medals publicada por primera vez en 1721 con el título Diálogos sobre la utilidad de las medallas antiguas el año 1795. Este título se edita y encuaderna conjuntamente con una obra editada en 1794 titulada Musaei O-Crouliani compendiaria descriptio ó Catálogo de las medallas, camafeos, monumentos antiguos, conteniendo una relación de su monetario.

Tan sólo mencionar que un grupo de 24 monedas castellanas componen su monetario (pp. 384-489). La clasificación es más bien aleatoria en las asignaciones, contiene una proporción importante es de oro o de plata y asigna las piezas en función de las iniciales que aparecen en el campo, atendiendo a criterios que no se explican, salvo en un caso en el que menciona cierta tradición en la atribución, como cuando asigna a Alfonso VI las monedas de plata acuñadas por Alfonso X en 1263 al indicar que “esta moneda se atribuye comúnmente a Alfonso VI”. En el cuadro se indican la clasificación actual, las páginas en que describe las piezas, el número de ejemplares y la clasificación que realiza el autor, indicando en negrita la coincidencia con la clasificación actual.

Serie Catálogo O Crouley Clasificación
Ag 1263 p. 385 1 moneda Alfonso VI
Meaja 1281 AR 209 p. 385 3 piezas “las más antiguas”
cornado 1286 AR 211 p. 385 3 piezas Sin asignar
pedro I, real AR 236 p. 385 2 piezas Pedro I
Enrique II, real 1369 AR 252 p. 387 Sevilla Enrique III
Enrique II, cruzado 1369 AR 253 p. 387 1 pieza Enrique III
Enrique II, cornado, 1373 AR 261 p. 387 1 pieza Enrique III
Enrique II, dinero 1373 AR 263 p. 387 Sevilla Enrique III
enrique III, blanca p. 387 Burgos Enrique III
Juan II, dobla banda p. 386 1 pieza Juan I
Enrique IV, enrique p. 387 Sevilla Enrique IV
Enrique IV, real 1454 p. 388 1 pieza Enrique IV
Enrique IV, medio real 1454 p. 388 Sevilla Enrique IV
Enrique IV, cuarto 1461 p. 388 Jaén Enrique IV
Enrique IV, cuarto 1461 p. 389 2 piezas Enrique IV
Enrique IV, blanca de la banda, 1468   p. 386 1 pieza Enrique IV
enrique IV, real 1471 p. 386 1 pieza Enrique II
enrique IV, castellano 1471 p. 388 1 pieza Enrique II
Alfonso Ávila, dobla p. 286 1 pieza Alfonso XI

 

[1] p. 384

Constitución Española

Medalla15031812

En 1812 España decidió constituirse en un estado moderno, como debe ser, olvidando los privilegios y las malas costumbres que aun algunos siguen añorando hoy en día. Un estado que reconoce la libertad y los valores de la democracia cuyas reglas del juego son y deben ser intocables, el voto directo, la voluntad popular y el respeto a las mayorías, la debida observación de las reglas del juego, la justicia, la igualdad de todos, la solidaridad y la seguridad jurídica.

Tras sufrir la muertes del 2 de mayo de 1808, los sitios de Zaragoza y Girona, las batallas de Bailén, Ciudad Rodrigo o Los Arapiles, se crearon unas reglas que con vaivenes indeseables se han impuesto gracias sobre todo al dominio de la razón. La medalla de Félix Sagau precisamente ubica la luz de la razón como el elemento que ilumina el espacio central, reservado a la letra de la constitución emanada por la voluntad de los elegidos por los españoles en las Cortes como garantía y soporte de todos. Ese 19 de marzo de 1812 y no antes comienza la historia de la España moderna, con precedentes tan oscuros como anclados en raíces ajenas por completo a los valores de la democracia y el imperio de la ley y que son dignos de estudio riguroso, serio y sin falsificaciones pero no de rememoración.

Las reglas constitucionales son la garantía de todos y no se merecen ni su omisión ni su defraudación.

San Jerónimo Penitente

san jerónimo

Pocas imágenes son tan cautivadoras en las pinacotecas como las pinturas dedicadas a San Jerónimo Penitente, objeto de una especial devoción en los ss. XVI y XVII. Desde los italianos a los flamencos, pasando por supuesto por los españoles, los pintores y escultores de ese período han encontrado una fuente de inspiración y han derrochado talento en esta figura. Leonardo, Tiziano, Ghirlandaio, El Bosco, Ribera, El Greco, Pereda, Marinus Van Reymerswaele, Alonso Cano y otros artistas han dedicado sucesivas obras tratando de manera distinta a este Doctor de la Iglesia que tradujo la Biblia al latín en el s. IV.

En la iconografía de San Jerónimo suelen presentarse un león agradecido por haberle arrancado una espina de una pata y que no se separó de él en agradecimiento, un sombrero y los hábitos de cardenal, los libros que escribía y estudiaba, una calavera y una cruz. Además, acostumbra a mostrársele eremita en una gruta en el desierto, sujetando una piedra y con el torso semidesnudo, elementos todos que permiten jugar con las formas y los colores y explotar la espiritualidad que infunde o debe infundir. Aunque los tiempos de hoy son distintos y buscamos en los museos un mayor disfrute de las formas que de su significado que quienes encargaron estas obras, lo cierto es que no podemos disfrutar de nuestra cultura actual sin comprender mínimamente los personajes representados y no deja de sorprender su abandono en los programas formativos, descansando la lectura de monumentos y museos a la formación autodidacta de sus visitantes.

La entrada de hoy recoge un interesante numisma, una medalla en forma de plaqueta y realizada por un anónimo español del s. XVII. La medallística española del Siglo de Oro descansa normalmente en autores italianos vinculados con la Corte como Leone Leoni o Jacome da Trezzo, que realizaron retratos de personajes de su tiempo como Felipe II, Juanelo Turriano o Juan de Herrera. Sin embargo, poco se sabe en torno a las plaquetas de este período, centradas en España en la temática religiosa, muy apta para devocionarios privados, de manera que los propietarios las conservaban en lugares íntimos para tenerlas en la mano o las exhibían colgados de las paredes domésticas. Como ejemplo, Felipe II contaba con algunas en su dormitorio.

Las plaquetas españolas de los ss. XVI y XVII se caracterizan por ser una forma de escultura grabada en bajorrelieve en una de sus caras y por inspirarse en pinturas o grabados reconocidos del período y por contar con una anilla en la parte superior. A diferencia de las realizadas en el mismo período en otros puntos de Europa, su temática es exclusivamente religiosa, pudiendo añadirse que son trabajos normalmente inspirados, técnicamente impecables, aunque no alcancen la grandeza de otras formas artísticas. Dentro de esta temática, se refieren bien al ciclo evangélico o retratan a martires, anacoretas, fundadores y predicadores.

La imagen reproducida corresponde a una colección subastada por Fernando Durán en diciembre de 2015 y refleja todos los atributos característicos del santo penitente.

Bibliografía

Manuel Aulló Costilla, Ensayo de un catálogo de plaquetas o bronces religiosos españoles, Arte Español, 1946

María José y Rafael Chaves, “Monografía-catálogo de plaquetas españolas de tema religioso”, Antiqvaria, 1986

Juan Martínez Cuesta, “Plaquetas españolas de tema religioso”, La escultura en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium,  coord. por Francisco Javier Campos y Fernández de Sevilla, 1994