antigua

El comercio marítimo en el Mediterráneo

2754876l.jpg

El comercio marítimo desarrollado en tiempos de la Grecia clásica se manifiesta a través de una infinidad de monedas. Pocas sin embargo son tan bellas como el precedente tetradracma de Antígono II o Antígono III de Macedonia realizado durante el s. III a. C. acaso en Anphipolis, con representación de Poseidón en el anverso y de Apolo en la proa de una nave en el reverso. O el siguiente tetradracma macedonio de Demetrios Poliorketes en el final del s. III a. C. con representación de Niké sobre una proa haciendo sonar su salpinx en una cara y a Poseidón en la otra esgrimiendo su característico tridente. Ambas enajenadas por Kricheldorf a comienzos de 2017.

2754874l.jpg

Un banquete en la antigua Grecia

En otras entradas se ha dado a conocer aspectos de la alimentación en la antigüedad, como una primera en la que se mostraba un imaginario banquete en Cádiz en el s. II a. C. O aquella en la que se mostraba un banquete en la Grecia del s. II d. C o en la Roma del mismo período. Existe en este blog un conjunto de entradas dedicadas a la alimentación y a la buena vida en su reflejo en la moneda pero ninguna sobre la Grecia clásica en su conjunto.

Quizás un de las celebraciones más reconocidas de la antigüedad es el diálogo de Platón con este preciso título, El Banquete, en el que los personajes discutían en torno al amor. A pesar de tal traducción del término Συμπόσιον, los griegos no concebían estas reuniones necesariamente alrededor del alimento, caracterizándose su alimentación por la frugalidad  y la sobriedad del producto, eso sí, regado con vino y sus dedicaciones a Dionisos, como en este tetradracma de Mende realizado en torno a 440-432 a. C.

1370326.jpg

Además del vino, la alimentación se basaba en el aceite y el pan de trigo. En el tercio de estartera de Metapontion realizado entre 290 y 189 a. C.  se presenta el busto de Leukippos y dos espigas del cereal del que se obtiene el pan. Muchas de las emisiones de esta polis muestran precisamente espigas.

921811.jpg

El desayuno precisamente comenzaba con pan de cebada mojado en vino, al que se añadían aceitunas o higos y el pan en torta, acompañado de carne, pescado, queso o frutas servía para las comidas. En el siguiente didracma de Himera se ponen una gallina en una cara y un cangrejo o nécora en la otra. De la gallina, lógicamente, los griegos aprovechaban los huevos, al igual los de otras aves.

1652234.jpg

En el tetradracma de Messana siguiente, dedicado al dios de los pastores Pan, se le ubica sentado en una roca junto a un conejo, todo apto para la alimentación.

435640.jpg

El aceite se fabrica con oliva y una rama de este árbol se talla en el cuño de este hemióbolo de Elaia.

1087792.m.jpg

En la estatura de Melos realizado entre el 425-410 a. C. que se pone a continuación, se muestra una manzana o un granado.

95890.jpg

La miel forma parte de esta alimentación. La abeja es un elemento frecuentemente representado en Éfeso, como en esta dracma del s. V a. C.

242764.s.jpg
Por último, en esta dracma de Thasos del s. V a. C., se ponen una ninfa y un sátiro.

290115.jpg

 

Sin título copia

 

Numismática axumita

396925.m.jpg

Parte de las primeras emisiones cristianas se producen en África desde el s. IV, en concreto, en el reino de Axum, en la zona de Eritrea y Etiopía, con influencia al otro lado del Golfo en Yemen. La numismática axumita es interesantísima y, aunque carecemos de publicaciones en español, si conocemos bibliografía tanto en inglés como en italiano. Como todo lo que procede de África tiene un componente artístico lleno de interés, con frecuencia de bustos de lado o frontales, con cierta influencia griega pero con una personalidad muy marcada, con una estética preciosista y llena de espiritualismo.

LocationAksumiteEmpire.png

El reino axumita  disfrutó de unas relaciones comerciales con el Mediterráneo que le permitieron un importante apogeo desde el s. III d. C., desde fuera del Limes Romano y desde el año 325 el Rey de Reyes asumió el cristianismo, que incorporó a su simbología. La decadencia del reino se inicia en el s. VI y concluye a comienzos del s. X y permanece acuñando conforme a su sistema hasta el s. VIII. En tanto, desarrolló su propio alfabeto y construyó a gran altura obeliscos con el de Axum. La religión cristiana que adoptaron permaneció vigente en la región cuando siglos más tarde se excavaron las iglesias rupestres de Lalibela, desconectadas ya culturalmente de Axum.

Sus acusaciones comienzan tras 270 d. C. empleando oro con un peso próximo a 2’75 g y también con plata obtenida del refinado de plata. LAs emisiones de oro permanecen acuñándose y con el tiempo se acuña onda de cobre a la que se incorpora una pequeña gota de oro.

1055851.m.jpg

Un barco romano en Tortosa

2716352.m.jpg

El as de Tiberio acuñado en Dertosa Ilercavonia (en la actual Torotosa, en la desembocadura del Ebro) refleja un barco apto para transportar mercancías de los diferentes que se encuentran en las costs españolas y muy bien explicados en el Museo Arqua de Cartagena. Sus leyendas son TI.CAESAR AVG. F. AVGVSTVS y DERT M. H. I. ILERGAVO(NIA). Su peso, 7,9 g. El atractivo de la pieza es la descriptiva imagen de un barco en el s. I d. C. con el velamen extendido.

Triunfo celebrado en Roma

3020619.m.jpg

Este áureo de Caracalla Caracalla acuñado el año 204 celebra representando a la Victoria el triunfo de Septimio Severo en Partia el año 198, justo cuando fue proclamado por undécima vez emperador, un acontecimiento digno de celebración. Sus leyendas son ANTON P AVG PON TR P VII, VICTORIA PARTHICA MAXIMA (RIC 79; Calicó 2844 -este ejemplar-; Hill 680. 7.42g.

Neptuno

1896173.m.jpg

Admito que siendo más devoto de Cibeles Neptuno no es mi deidad preferida. No obstante, hoy se dedica una entrada a un Neptuno que se encuentra superando un tridente más bien pequeño, casi un tenedor. Se trata de un quinario de Catania fabricado en torno al año 40 d. Sus leyendas son C. MAG PIVS IMP ITER y PRAEF CLAS ET ORAE MARIT EX S C (Crawford 511/2a; RSC 1a; Sydenham 1347; Sear 333).

Numismática complutense

santos niños

Algunas plaquetas españolas de los ss. XVI a XVII recogen dos temas eminentemente complutenses, la anterior los patrones de la Ciudad, los Santos Niños Justo y Pastor, mártires del cristianismo. La segunda, San Diego de Alcalá, que da nombre a la ciudad californiana de San Diego y cuyo cuerpo se exhibe anualmente en la catedral dedicada a los anteriores. Como es habitual, los Santos Niños se representan con palmas y tablillas de estudio, además del cuchillo con el que serán sacrificados a sus pies. Por su parte, San Diego porta flores en su hábito y se representa con un niño que muestra una rosca de pan, dejando ver al fondo una capilla. Ambas plaquetas pertenecen a la subasta de diciembre de 2015 de Fernando Durán.

san diego

Cabe añadir que se conoce alguna medalla religiosa de escaso valor artístico dedicada a las Sagradas Formas y que parece confeccionada entre el s. XVII y el XVIII, además de otra dedicada al propio San Diego que sirve de reverso a una Inmaculada Concepción. Además, pueden mencionarse algunas medallas modernas dedicadas a Miguel de Cervantes, el más célebre de los hijos de la ciudad, como la que se reproduce a continuación realizada en 1924.

1860970

Así como las dedicadas a su obra como la que sigue de Maura.

575180

En otros casos se muestra como elemento iconográfico al principal monumento de la ciudad, la fachada de la Universidad.

218863

Al margen de las medallas, tan sólo cabe mencionar una emisión celtibérica, realizada con un único cuño y leyendas ikesankom Kompouto en el s. I a. C. y tratada en a. Roma Valdés, “Monedas celtibéricas con leyenda Ikesankom/ Compouto acuñadas en Alcalá de Henares” en Anales Complutenses VIII, 1996, 9-16.

167762