Iglesias románicas en Duisburgo

Duisburgo.jpg

En otras entradas se han expuesto monedas que muestran iglesias dentro del período románico, como la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalem, una iglesia dsconocida en Dreux y otra leonesa.

Durante el reinado de Heinrich IV (1065-1084) se fabricaron unos dineros en la ciudad alemana de Duisburgo  que reflejaban desde distintos puntos una iglesia que representa el estilo románico de su período.

3165531.m.jpg

Sin título.jpg

Más adelante en el tiempo, a finales del s. XII las monedas elaboradas en la ciudad representan un templo con un lenguaje artístico bien diferente.

624104.jpg

Un banquete en la antigua Grecia

En otras entradas se ha dado a conocer aspectos de la alimentación en la antigüedad, como una primera en la que se mostraba un imaginario banquete en Cádiz en el s. II a. C. O aquella en la que se mostraba un banquete en la Grecia del s. II d. C o en la Roma del mismo período. Existe en este blog un conjunto de entradas dedicadas a la alimentación y a la buena vida en su reflejo en la moneda pero ninguna sobre la Grecia clásica en su conjunto.

Quizás un de las celebraciones más reconocidas de la antigüedad es el diálogo de Platón con este preciso título, El Banquete, en el que los personajes discutían en torno al amor. A pesar de tal traducción del término Συμπόσιον, los griegos no concebían estas reuniones necesariamente alrededor del alimento, caracterizándose su alimentación por la frugalidad  y la sobriedad del producto, eso sí, regado con vino y sus dedicaciones a Dionisos, como en este tetradracma de Mende realizado en torno a 440-432 a. C.

1370326.jpg

Además del vino, la alimentación se basaba en el aceite y el pan de trigo. En el tercio de estartera de Metapontion realizado entre 290 y 189 a. C.  se presenta el busto de Leukippos y dos espigas del cereal del que se obtiene el pan. Muchas de las emisiones de esta polis muestran precisamente espigas.

921811.jpg

El desayuno precisamente comenzaba con pan de cebada mojado en vino, al que se añadían aceitunas o higos y el pan en torta, acompañado de carne, pescado, queso o frutas servía para las comidas. En el siguiente didracma de Himera se ponen una gallina en una cara y un cangrejo o nécora en la otra. De la gallina, lógicamente, los griegos aprovechaban los huevos, al igual los de otras aves.

1652234.jpg

En el tetradracma de Messana siguiente, dedicado al dios de los pastores Pan, se le ubica sentado en una roca junto a un conejo, todo apto para la alimentación.

435640.jpg

El aceite se fabrica con oliva y una rama de este árbol se talla en el cuño de este hemióbolo de Elaia.

1087792.m.jpg

En la estatura de Melos realizado entre el 425-410 a. C. que se pone a continuación, se muestra una manzana o un granado.

95890.jpg

La miel forma parte de esta alimentación. La abeja es un elemento frecuentemente representado en Éfeso, como en esta dracma del s. V a. C.

242764.s.jpg
Por último, en esta dracma de Thasos del s. V a. C., se ponen una ninfa y un sátiro.

290115.jpg

 

Sin título copia

 

Monedas en las Cantigas de Santa María (s. XIII)

La Cantiga de Santamaría número 305 de Alfonso X contiene un texto referido a la actuación de un cambiador y a las monedas que emplea en su oficio. La escuchamos de fondo en el video precedente en la excelente versión de Eduardo Paniagua:

E ela assi andando, chegou a ha cidade
e viu seer na rua, com’ eu achei por verdade,
un canbiador que canbiava d’aver mui gran quantidade,
esterlis e to[r]neses, burgaleses, pepiões,

Senpre devemos na Virgen a ter os corações,
ca per ela guaannamos de Deus mui grandes per dões.

E ynda daquestes novos e dos pretos e da guerra;
e ela pediu-lle algo por aquela que non erra.
El disse: «Faze-lo quero sobre pennor, ca na terra
u somos non é costume de dar d’outra guisa dões.

(…)

Que meteu na balança, chos de prata e d’ouro;
mas mui mais pesou a carta en que avia tesouro
daquel que perdõar pode crischão, judeu e mouro,
atanto que en Deus ajan ben firmes sas entenções

 

El Museo Lázaro Galdiano

prieto.png

El Museo Lázaro Galdiano, ubicado en la calle Serrano de Madrid, ofrece una importante colección de moneda y medallas. Entre las medallas destacan un enorme medallón de Tomás Francisco Prieto y varias de Pisanello, entre otras del Renacimiento. Asimismo, encontramos matrices de sellos, grandes doblas de cabeza castellanas, centenas o cincuentines de Felipe III.

La exposición se dispone en paneles que permiten apreciar el anverso y reverso de las piezas, así como en cajones donde se encuentran parte de las monedas, medallas, plaquetas devocionales o matrices de sellos.

 

La Rúa da Moeda Vella de Santiago

img_3542

La importancia del proceso de fabricación de moneda dejo su impronta en las ciudades medievales a través de la designación Moneda en el callejero, lo que encontramos desde principios del s. XIII a lo largo de toda Europa.

En el caso del reino leonés, en Leon la referencia a la calle Puerta Moneda arrancan en 1199, en Salamanca hay una calle de la Moneda entre 1226 y 1250 y en Santiago, la actual Rúa da Moeda Vella se menciona desde la documentación de 1189. La razón de esta aparición es el progresivo asentamiento de las acuñaciones de manera permanente en estas ciudades del reino, en la medida en que las anteriores emisores monetarias se realizaban por monederos itinerantes en talleres transitorios. Para saber más, leer este artículo

El tesoro de San Lorenzo de Carboeiro

IMG_3529.JPG

El monasterio de San Lorenzo de Carboeiro, situado en el término municipal de Silleda en Pontevedra, no lejos de Santiago, cuenta con un pequeño cementerio entre cuyas tumbas había una especial, en la que el anónimo fallecido fue enterrado por los monjes de una manera precipitada y con sus efectos personales, dando a entender que era un visitante o un transeúnte que dio allí con el fin de sus días. Los honrados monjes le dieron sepultura con todos sus efectos personales, incluyendo una bolsa de cuero que el fallecido parecía mostrar a sus futuros descubridores, conteniendo un florín de oro de Pedro IV de Aragón en unión de un conjunto de blancas y cornados de Enrique III y unas pocas blancas de Juan II, que nos sitúan la fecha de enterramiento en torno a 1410.

El conjunto, con algún añadido, se muestra parcialmente en el Museo das Peregrinacións e da Cidade de Santiago, al que se ha dedicado otra entrada mostrando las singularidades numismáticas medievales que expone.

Carlos III y Filipinas

3211389.jpg

Gerónimo Antonio Gil y su hijo Gabriel confeccionaron en Méjico un conjunto de medallas destinadas a conmemorar los beneficios que la Ilustración, personificada en el monarca que siempre en el anverso, desarrollaba en las Islas Filipinas, en 1785. Referencias al comercio marítimo, agricultura ordenada, trabajo y mérito son los elementos recompensados.

3211391.jpg

Sin título.png

565304.jpg

 

 

 

 

 

Expedición contra los piratas malayos de Joló, 1876

 

423358.jpg

Durante la presencia española en Filipinas, particularmente a lo largo del s. XIX, el comercio estuvo seriamente condonado por la presencia de piratas en el archipiélago Joló, gobernado por un sultanato musulmán. Entre 1843 y 1848, la Armada tuvo que atacar la isla de Balanguingui, destruyendo 150 navíos, atacando y tomando fortalezas y liberando 550 personas secuestradas.El relato del ataque   realizado desde vapores fue realizado por el Teniente Coronel de Infantería del Ejercito Pio A de Pazos y Vela-Hidalgo.

Jolo y Mindanao, pesadilla constante.jpg

SuluBlog3.jpg

En 1876 el general Malcampo y Monje, acompañado del cronista Baltasar Giraudier, que realizó unos bocetos, realizó una expedición exitosa, que sería seguida de otras varias hasta 1896. Por otra parte, el escritor José Montero Vidal escribió ese mismo año un cuento titulado La Sultana de Joló.

jolog.jpg