Numismática y derecho

Justicia

Sin título.png

La justicia es la constante voluntad de dar a cada uno lo suyo de acuerdo con el Digesto de Justiniano. Y en los tiempos que corren la vía de aplicación de la ley  como producto de la voluntad popular. Estas son las páginas de Antonio Agustín.

Anuncios

El nacimiento de las naciones modernas

410014.jpg

La medalla precedente, firmada por Maurisset y probablemente fabricada en 1792 resume con excelente calidad los ideales de la Revolución Francesa, plena de unión, libertad, igualdad y democracia, consustancial al estado de derecho. Y representa y supone mucho más.

Vamos al principio. Los libros de historia con los que todos nos hemos formado tienen mucho de realidad y parte de ficción que debería ser más evitable. Cuando nos explican las edades media y moderna, las explicaciones se acompañan con mapas de los reinos que parten de una ficción equívoca toda vez que ni las sociedades que habitaron esos espacios son uniformes, ni los poderes políticos responden a unos esquemas tan monocromos y permanentes, ni las fronteras son lineales, reales y permanentes. Los paisanos de aquellos lugares dependen de un rey que es titular de una relación con quienes son sus súbditos. Las instituciones políticas responden a esquemas muchas veces oscuros y tienen una relación muy poco homologable con las actuales. A veces, los ciudadanos se rebelan contra señores, obispos y reyes y se enfrentan a ellos, a veces incluso los apedrean y decapitan, pero encuentran su existencia propia de derecho natural y deben soportar que exista uno sin solución de continuidad. A un rey sucede otro: “el rey ha muerto, viva el rey”. Y si no hay rey, se busca otro. A esa gente nadie les preguntaba por nada e interpretar su existencia y las relaciones con el poder de turno con los criterios políticos de la sociedad actuales es un error. Y a la inversa, debe señalarse que la nostalgia de los poderes del antiguo régimen es  un ejercicio absurdo. Aquellas sociedades no forman naciones. Aquellos hombres tienen otros valores y se relacionan entre sí de forma distinta a la nuestra. Aquellos poderes no son estado. Y esos tiempos no son los nuestros.

El verdadero cambio se produce a lo largo del s. XIX y ancla, como es sabido, sus bases a finales del s. XVIII, por supuesto nunca antes. El fundamento de la nación es el estado, con la presencia de un poder legítimo en un territorio en el que los ciudadanos son llamados a votar. La ley es el reflejo de la voluntad común y todos los poderes anclan su legitimidad en la constitución.

Las constituciones del cambio de s. del XVIII al XIX son la base pero los modernos estados avanzan con el curso ese último siglo, con la consolidación de los parlamentos, el nacimiento de los modernos poderes judiciales, la instauración de leyes de educación, de modernización de los ejércitos, de asentamiento de economías liberales, de creación de industrias modernas, de construcción de museos y culturas nacionales, pasos todos que permiten que las sociedades del antiguo régimen se transformen en naciones. Lo de antes era otra cosa. Los súbditos del rey de Francia comienzan a construir la nación francesa a partir de 1789, y de manera coetánea los súbditos de los reyes de Inglaterra tanto como los de España se constituirán en diferentes naciones a ambos lados del Océano Atlántico.

Por ejemplo, el mapa que en mis libros de joven me enseñaba el imperio español como ocupante de medio mundo en torno a 1800 era falso y ahora lo sé. En Europa, España nace tras la Constitución de 1812, mientras que en América surgen Perú, Méjico y otras repúblicas gracias a sus constituciones nacionales.

La Constitución, toda las constituciones, constituye uno de los grandes logros de la cultura contemporánea. La siguiente polvera o medalla contiene el texto de la Constitución de 1812 y se confeccionó en 1820, mostrando en el anverso la imagen del rey que en 1814 condujo a su desastrosa abolición. Restaurada en 1820, la Constitución de Cádiz constituye un trascendental avance en la concepción liberal de la política y la economía, además de una referencia ineludible en la actualidad de la igualdad de derechos, garantías e inmunidades jurídicas de todos.

manf1998_40_2_seq_001_p.jpg

 

Constitución Española

Medalla15031812

En 1812 España decidió constituirse en un estado moderno, como debe ser, olvidando los privilegios y las malas costumbres que aun algunos siguen añorando hoy en día. Un estado que reconoce la libertad y los valores de la democracia cuyas reglas del juego son y deben ser intocables, el voto directo, la voluntad popular y el respeto a las mayorías, la debida observación de las reglas del juego, la justicia, la igualdad de todos, la solidaridad y la seguridad jurídica.

Tras sufrir la muertes del 2 de mayo de 1808, los sitios de Zaragoza y Girona, las batallas de Bailén, Ciudad Rodrigo o Los Arapiles, se crearon unas reglas que con vaivenes indeseables se han impuesto gracias sobre todo al dominio de la razón. La medalla de Félix Sagau precisamente ubica la luz de la razón como el elemento que ilumina el espacio central, reservado a la letra de la constitución emanada por la voluntad de los elegidos por los españoles en las Cortes como garantía y soporte de todos. Ese 19 de marzo de 1812 y no antes comienza la historia de la España moderna, con precedentes tan oscuros como anclados en raíces ajenas por completo a los valores de la democracia y el imperio de la ley y que son dignos de estudio riguroso, serio y sin falsificaciones pero no de rememoración.

Las reglas constitucionales son la garantía de todos y no se merecen ni su omisión ni su defraudación.

Correspondencia sobre moneda romana de José Velasco Ceballos, s. XVIII

El jurista e historiador cántabro Fernando José de Velasco y Ceballos (1707-1788) mantuvo correspondencia sobre moneda roma, entre otros con el numismático Gusseme, a quien debemos un importante diccionario numismático. La Biblioteca Nacional de España conserva esta correspondencia, en dos tomos, uno denominado Correspondencia de Fernando José Velasco y Ceballos y otro Documentos y correspondencia sobre numismática Fernando José de Velasco y Ceballos.

La ley civil y penal como fuente de riqueza

423953.mEsta medalla de plata acuñada en Potosí entre 1829 y 1839, recién producida la independencia de Bolivia, refleja un ideal de la Ilustración que no puede perder frescura: la importancia de la ley como fuente de riqueza. En una cara refleja una cornucopia y en la otra un código abierto, siendo sus leyendas CODIGOS CIVIL, PENAL Y DE PROCEDERES y en el libro CODIGO STA CRUZ/ PREMIO A LA VIRTUD LABORIOSA. En su coetánea Constitución de 1812 el artículo 258 establece que  “El Código Civil y Criminal, y el de Comercio, serán uno mismo para toda la Monarquía, sin perjuicio de las variaciones que por particulares circunstancias podrán hacer las Cortes”.

 

Tribunal de las aguas de la Vega de Valencia

medallas

El artículo 19.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial otorga al Tribunal de las Aguas el carácter de tribunal consuetudinario al que se refiere el art. 125 de la Constitución Española y el 36 del Estatuto de la Comunidad Autónoma. Esta medalla de 1976 se refiere a esta institución especial dentro del ordenamiento jurídico español.

La defensa del derechos del hombre

624332.s

Algunas piezas fabricadas en Middlesex por Symonds tienen mucho que ver con la defensa de los derechos del hombre en un tiempo convulso, a caballo entre las revoluciones norteamericana y francesa. Ninguno responde a una técnica artística excelente pero son por el contrario interesantes por sus referentes. En el anterior halfpenny de 1796 se muestra la entrada de la prisión y en la cara elocuente del reverso leemos NOTED ADVOCATES FOR THE RIGHTS OF MEN. En otros semejantes del mismo año vemos el mismo reverso y en la otra cara una leyenda en líneas que dice A WAY TO PREVENT KNAVES GETTING A TRICK.  En otras piezas vemos a los defensores de quienes eran acusados, como el siguiente.294534.m

Acuñado en 1794 señala a dos barristers o abogados sosteniendo la cartela MAGNA CARTA y a su alrededor ERSKINE AND GIBBS AND TRIAL BY JURY. En la otra cara la leyenda es T HARDY. I H TOOKE. T HOLCROTT. I A BONNEY. J JOYCE. S KID. J THELWALL. I RICHTER. I BAXTER. 1794. Thomas Erskine fue un político y abogado inglés especializado en la defensa de los derechos del hombre y el habeas corpus en un tiempo en el que algunos derechos fueron suspendidos y cuando se había aprobado en 1792 una Libel Act de 1792 en el Reino Unido que implicaba la sustitución del jurado. Sus clientes fueron reformistas y radicales, entre ellos, uno de los fundadores de los Estados Unidos como Thomas Paine. En 1794 Erskine y el vicario Gibbs fueron encargados de defender a varias personas acusadas de sedición, dando ocasión a un alegato del primero de siete horas que trajo consigo un veredicto de no culpabilidad que le aupó a la categoría de héroe.

El conjunto de estas piezas son llamados tokens of revolution, veamos algunas:

534166.m

D.I.EATON THREE TIMES ACQUITTED OF SEDITION. On ribbon FRANGAS NON FLECTES / PRINTER TO THE MAJESTY OF THE PEOPLE. LONDON 1795. Eaton fue acusado por aquel delito.

534167.m

HON. T. ERSKINE / A FRIEND/ TO FREEDOM/ & RIGHTS/ OF MAN.

534216.m

T* SPENCE* 7 MONTHS IMPRISOND FOR HIGH TREASON* / JAMES / 1794. THOs. SPENCE/ SIR THOs. MORE/ THOs. PAINE *NOTED ADVOCATES FOR THE RIGHTS OF MAN. En este caso el aludido es precisamente Thomas Paine.

534223.m

THE END OF OPPRESSION. WHO KNOW THEIR RIGHTS AND KNOWING DARE MAINTAIN * Ex.: 1795. Ex.:X SPENCE X DEALER X IN X COINS X LONDON X.

534224.s

534225.m

PIGS MEAT PUBLISHED BY T. SPENCE LONDON. THOs. SPENCE/ THOs. MORE/ THOs. PAINE/ 1795 ADVOCATES FOR THE RIGHTS OF MAN.

534231.m

En este caso la leyenda es AM I NOT THINE ASS.

1101088.m

2141087.m

Medallas de San Raimundo de Peñafort

cmosrp

Por Decreto de 23 de enero de 1944 se crean la orden y la Cruz de San Raimundo de Peñafort para premiar el mérito a la Justicia y recompensar hechos distinguidos o servicios relevantes, de carácter civil, en el campo del Derecho, poniéndola bajo la advocación del jurista español  que vivió entre 1180 y 1275.

Las Cruces se otorgan para premiar los servicios prestados y la contribución al desarrollo y perfeccionamiento del Derecho y la Jurisprudencia, entre:

  • Funcionarios de la Administración de Justicia.
  • Miembros de profesiones directamente relacionadas con la Justicia.
  • Personas que hayan contribuido al desarrollo del Derecho, al estudio de los Sagrados Cánones y Escrituras y a la obra legislativa y de organización del Estado.
  • Autores de publicaciones de carácter jurídico de relevante importancia.
  • Fundadores y cooperadores de Entidades e Instituciones que tengan por finalidad el perfeccionamiento de la técnica del Derecho y la Jurisprudencia.

Las cruces de la Orden premian los relevantes méritos contraídos por cuantos intervienen en la Administración de Justicia y en su cultivo y aplicación del estudio del Derecho en todas sus ramas. Sus categorías son:

Gran Cruz. Lleva anejo el tratamiento de Excelencia o Excelentísimo Señor.
Cruz de Honor. Asemejada a la categoría de Encomienda con Placa o Comendador de Número. Lleva anejo el tratamiento de Ilustrísima o Ilustrísimo Señor.
Cruz Distinguida de 1ª Clase. Asemejada a la categoría de Encomienda Ordinaria o Comendador. Lleva anejo el tratamiento de Señoría.
Cruz Distinguida de 2ª Clase. Asemejada a la categoría de Oficial. Lleva anejo el tratamiento de Señoría.
Cruz Sencilla. Asemejada a la categoría de Caballero.

Por su parte, la Medalla del Mérito a la Justicia premia los servicios prestados sin nota desfavorable en las actividades jurídicas dependientes del Ministerio de Justicia. Por su especial finalidad, su concesión y su uso son compatibles con el otorgamiento de las cruces de la Orden. Sus categorías son:

Medalla de Oro del Mérito a la Justicia.
Medalla de Plata del Mérito a la Justicia.
Medalla de Bronce del Mérito a la Justicia.