neoclásico

El nacimiento de las naciones modernas

410014.jpg

La medalla precedente, firmada por Maurisset y probablemente fabricada en 1792 resume con excelente calidad los ideales de la Revolución Francesa, plena de unión, libertad, igualdad y democracia, consustancial al estado de derecho. Y representa y supone mucho más.

Vamos al principio. Los libros de historia con los que todos nos hemos formado tienen mucho de realidad y parte de ficción que debería ser más evitable. Cuando nos explican las edades media y moderna, las explicaciones se acompañan con mapas de los reinos que parten de una ficción equívoca toda vez que ni las sociedades que habitaron esos espacios son uniformes, ni los poderes políticos responden a unos esquemas tan monocromos y permanentes, ni las fronteras son lineales, reales y permanentes. Los paisanos de aquellos lugares dependen de un rey que es titular de una relación con quienes son sus súbditos. Las instituciones políticas responden a esquemas muchas veces oscuros y tienen una relación muy poco homologable con las actuales. A veces, los ciudadanos se rebelan contra señores, obispos y reyes y se enfrentan a ellos, a veces incluso los apedrean y decapitan, pero encuentran su existencia propia de derecho natural y deben soportar que exista uno sin solución de continuidad. A un rey sucede otro: “el rey ha muerto, viva el rey”. Y si no hay rey, se busca otro. A esa gente nadie les preguntaba por nada e interpretar su existencia y las relaciones con el poder de turno con los criterios políticos de la sociedad actuales es un error. Y a la inversa, debe señalarse que la nostalgia de los poderes del antiguo régimen es  un ejercicio absurdo. Aquellas sociedades no forman naciones. Aquellos hombres tienen otros valores y se relacionan entre sí de forma distinta a la nuestra. Aquellos poderes no son estado. Y esos tiempos no son los nuestros.

El verdadero cambio se produce a lo largo del s. XIX y ancla, como es sabido, sus bases a finales del s. XVIII, por supuesto nunca antes. El fundamento de la nación es el estado, con la presencia de un poder legítimo en un territorio en el que los ciudadanos son llamados a votar. La ley es el reflejo de la voluntad común y todos los poderes anclan su legitimidad en la constitución.

Las constituciones del cambio de s. del XVIII al XIX son la base pero los modernos estados avanzan con el curso ese último siglo, con la consolidación de los parlamentos, el nacimiento de los modernos poderes judiciales, la instauración de leyes de educación, de modernización de los ejércitos, de asentamiento de economías liberales, de creación de industrias modernas, de construcción de museos y culturas nacionales, pasos todos que permiten que las sociedades del antiguo régimen se transformen en naciones. Lo de antes era otra cosa. Los súbditos del rey de Francia comienzan a construir la nación francesa a partir de 1789, y de manera coetánea los súbditos de los reyes de Inglaterra tanto como los de España se constituirán en diferentes naciones a ambos lados del Océano Atlántico.

Por ejemplo, el mapa que en mis libros de joven me enseñaba el imperio español como ocupante de medio mundo en torno a 1800 era falso y ahora lo sé. En Europa, España nace tras la Constitución de 1812, mientras que en América surgen Perú, Méjico y otras repúblicas gracias a sus constituciones nacionales.

La Constitución, toda las constituciones, constituye uno de los grandes logros de la cultura contemporánea. La siguiente polvera o medalla contiene el texto de la Constitución de 1812 y se confeccionó en 1820, mostrando en el anverso la imagen del rey que en 1814 condujo a su desastrosa abolición. Restaurada en 1820, la Constitución de Cádiz constituye un trascendental avance en la concepción liberal de la política y la economía, además de una referencia ineludible en la actualidad de la igualdad de derechos, garantías e inmunidades jurídicas de todos.

manf1998_40_2_seq_001_p.jpg

 

Anuncios

Viaje numismático a Méjico

La ciudad de Méjico cuenta con un museo numismático en la antigua casa de moneda, aunque no la original, en la que trabajó Gerónimo Antonio Gil. En la Academia de San Carlos se conservan cuños preparados por este gran grabador. Precisamente, la Academia se encuentra aledaña a la calle de la Moneda, que parte de la plaza del Zócalo de la ciudad y donde se ubicó la primera establecida en la ciudad.

Viaje numismático a Bogotá

En la sede de la casa de moneda de Santa Fé del Nuevo Reino se encuentra en la actualidad el Museo Numismático del Banco Nacional de Colombia. El edificio se encuentra perfectamente restaurado y su contenido ofrece excelentes ejemplos de maquinaria y otro instrumental para fabricar moneda desde el s. XVII hasta la actualidad, además de su interesante colección numismática.

Cuños, matrices y punzones de monedas y medallas

Sin título.png

Pocos ejemplos se conservan de cuños, matrices y punzones del período final del s. XVIII y comienzos del XIX, sin duda algunas de las piezas más interesantes de la numismática. Los encontramos en el Museo Arqueológico Nacional, el Museo de la Casa de la Moneda, el Banco Nacional de Chile o la Escuela Nacional de Artes Plásticas de Méjico. Muy pocos en colecciones privadas.

El Museo Lázaro Galdiano

prieto.png

El Museo Lázaro Galdiano, ubicado en la calle Serrano de Madrid, ofrece una importante colección de moneda y medallas. Entre las medallas destacan un enorme medallón de Tomás Francisco Prieto y varias de Pisanello, entre otras del Renacimiento. Asimismo, encontramos matrices de sellos, grandes doblas de cabeza castellanas, centenas o cincuentines de Felipe III.

La exposición se dispone en paneles que permiten apreciar el anverso y reverso de las piezas, así como en cajones donde se encuentran parte de las monedas, medallas, plaquetas devocionales o matrices de sellos.

 

El placer de una buena lectura

721fdee0-dcc8-4432-9afd-90f1d6ca4f08.jpg

Nada más interesante que una buena lectura numismática. Cualquier libro o catálogo enseña mucho más que una colección de monedas, sobre el estudio y el análisis de los que nos precedieron. Todos los libros y manuscritos del Renacimiento al Romanticismo y aún más cerca, están a disposición en este enlace.

Constitución Española

Medalla15031812

En 1812 España decidió constituirse en un estado moderno, como debe ser, olvidando los privilegios y las malas costumbres que aun algunos siguen añorando hoy en día. Un estado que reconoce la libertad y los valores de la democracia cuyas reglas del juego son y deben ser intocables, el voto directo, la voluntad popular y el respeto a las mayorías, la debida observación de las reglas del juego, la justicia, la igualdad de todos, la solidaridad y la seguridad jurídica.

Tras sufrir la muertes del 2 de mayo de 1808, los sitios de Zaragoza y Girona, las batallas de Bailén, Ciudad Rodrigo o Los Arapiles, se crearon unas reglas que con vaivenes indeseables se han impuesto gracias sobre todo al dominio de la razón. La medalla de Félix Sagau precisamente ubica la luz de la razón como el elemento que ilumina el espacio central, reservado a la letra de la constitución emanada por la voluntad de los elegidos por los españoles en las Cortes como garantía y soporte de todos. Ese 19 de marzo de 1812 y no antes comienza la historia de la España moderna, con precedentes tan oscuros como anclados en raíces ajenas por completo a los valores de la democracia y el imperio de la ley y que son dignos de estudio riguroso, serio y sin falsificaciones pero no de rememoración.

Las reglas constitucionales son la garantía de todos y no se merecen ni su omisión ni su defraudación.

Grandes artistas también medallistas. Grandes grabadores, también pintores. Índice

Un balance de quienes son pintores o escultores y dedican un espacio a la medalla y para quienes dedicados a la medalla se ocupan también del dibujo, el grabado y la pintura.

Pisanello (1395-1455)

449635

 

Alberto Durero (1471-1528)

 

1018453

Leone Leoni (1509-1590)

duque-parma5

 

Benvenuto Cellini (1500-1570)

353401

 

Jacome da Trezzo (1515-1589)

530460

 

Tomás Francisco Prieto (1716-1782)

5

 

Jerónimo Antonio Gil (1732-1798)

medalla gil

 

Pedro de Garci Aguirre (-1809)

1651557.m

Luis Paret (1746-1799)

Sin título

 

Vicente López (1772-1850)

Sin título

 

Joan Miró (1893-1983)

Unknown

Josep María Subirach (1927-2014)

Sin título 2