Un banquete gaditano del s. II a. C.

Sin título

Vamos a regresar al pasado para pegarnos un buen festín en Gades, donde se acuñan monedas desde el s. III en los que se representan uno o dos atunes, como sucede con la dracma anterior. La mención es evocadora de la pesca del atún rojo, todavía artesanal en las alambrabas de la zona y que era utilizado para preparar la salsa garum cuya exportación era aun más fácil gracias a su fama como afrodisiaco. Es inevitable pensar que precisamente de esta zona las bailarinas eran también exportadas a Roma, donde eran bien conocidas por sus bailes sensuales. Pero no nos conformemos con el plato principal y acompañemos al atún de otros manjares, que realizaban productos derivados del atún en las otras cuidases fenicio-púnicas como Abdera, Seks, Malaca, Ituci o Bailo y que reflejaban en su numerario.

Sin título

Precisamente en Ituci encontramos el acompañamiento a través de la espiga que se muestra en este bronce, que permitirá preparar un buen pan en el que mojar la salsa y no mancharnos del todo las manos. Providencialmente encontramos el atún en una cara y la espiga en la otra. Las espigas son típicas de otras series monetarias latinas de la región en la misma época, como Cunabria, Cerit, Ilipa, Ilse, Laelia, Lastigi, Cauria, Searo, Carmo o Acinipo. En las no lejanas emisiones de Obulco concentramos la espiga, el arado y en ocasiones el cayado cono los que cultivar el cereal.

Sin título

Pero qué mejor acompañamiento que un buen vino. En Acinipo, la actual Ronda, lo encontramos gracias a la presencia de los racimos de uvas en este bronce del s. I. a. C. Imaginemos la variedad ¿petit verdor, barbadillo, tempranillo, moscatel?

Sin título

Algún invitado ha traído vino y uvas de más al interior. También la vid se representa en los ases de Ulia del s. II a. C., en la actual Montemayor, en la zona de Moriles-Montilla, donde conocemos las uvas moscatel, Pedro Ximénez, Airén y Baladí-Verdejo, excelentes también para servir de postre.

Sin título

¿Y de segundo? Sólo para los más capaces, en las emisiones de Ostur, en la serranía onubense, como sucede con este as se combinan con las espigas los atunes con los cerdos. Del que aparece un vecino ha secado en una pata al aire serrano y lo acompaña de un buen pan.

Sin título

Un banquete para exquisitos. Ahora llegan los músicos y las bailarinas.

Anuncios

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s